La fascinante vida de un eunuco chino en la Ciudad Prohibida

La fascinante vida de un eunuco chino en la Ciudad Prohibida

El patio interior de la Ciudad Prohibida de China era el reino privado del emperador, donde no se permitía a ningún otro hombre quedarse demasiado tiempo. Los funcionarios, el personal militar e incluso los familiares varones del emperador debían abandonar el patio interior por la noche. Los únicos hombres a los que se les permitió permanecer en el Juzgado Interno fueron los que habían quedado sexualmente impotentes por castración. Estos fueron los eunucos de China.

Las razones de la castración en la antigua China

Si bien la Ciudad Prohibida solo se construyó durante la dinastía Ming en el siglo XV, la práctica de la castración y el uso de eunucos en China se remonta mucho más atrás. En la antigua China (hasta la dinastía Sui), la castración era uno de los Cinco Castigos, una serie de castigos físicos impuestos por el sistema penal chino.

Sin embargo, la castración también era un medio de conseguir un trabajo en el servicio imperial. Desde la dinastía Han, los eunucos se ocupaban del día a día de la corte imperial. Dado que sus deberes los ponían en estrecho contacto con el emperador, los eunucos tenían el potencial de ejercer una considerable influencia sobre el emperador y acumular una inmensa cantidad de poder político.

Dado que los eunucos no podían tener hijos propios y transmitir su poder, no se los consideraba seriamente una amenaza para la dinastía gobernante. Los poderosos emperadores de China a veces tenían miles de concubinas dentro de la Ciudad Prohibida, sin riesgo de que las mujeres quedaran embarazadas por cualquiera que no fuera ellas mismas.

Miles de eunucos sirvieron en la Ciudad Prohibida de China. Fuente: BigStockPhoto

El inmenso poder del eunuco chino Zhao Gao

Si bien los eunucos fueron descartados como amenazas potenciales debido a su incapacidad para fundar sus propias dinastías, eran completamente capaces de derribar dinastías gobernantes. El inmenso poder que ejercían algunos eunucos los corrompió, convirtiéndolos en individuos codiciosos, despiadados e intrigantes.

En los dramas y películas chinos sobre la corte imperial, los eunucos a menudo son elegidos como personajes malvados. Se pueden encontrar muchos ejemplos de eunucos malvados en la historia de China. La caída de la dinastía Qin, por ejemplo, puede atribuirse al eunuco Zhao Gao.

Eunucos de la dinastía Ming.

Según los registros históricos, Zhao Gao pertenecía a la familia gobernante del estado de Zhao, uno de los siete estados durante el Período de Guerra. Cuando los padres de Zhao Gao cometieron un delito, fueron castigados y sus hermanos castrados. Tradicionalmente se piensa que se infligió el mismo castigo a Zhao Gao.

Zhao Gao se puso al servicio de Qin Shi Huang ya que era un experto en leyes y castigos. Esto permitió a Zhao Gao ascender de rango y convertirse en uno de los asesores más cercanos del emperador. Tras la muerte de Qin Shi Huang, Zhao Gao y el primer ministro / canciller, Li Si, orquestaron un golpe de estado al diseñar la muerte del heredero aparente, Fusu, así como de dos de sus partidarios, Meng Tian y Meng Yi.

Posteriormente, el hijo menor de Qin Shi Huang, Huhai, fue instalado como emperador títere. Tres años después, estalló una rebelión y Zhao Gao obligó a Huhai a suicidarse, temiendo que el emperador pudiera responsabilizarlo por el levantamiento. Zhao Gao luego instaló a Ziying (ya sea el hijo de Fusu o el tío de Fusu) como el nuevo emperador.

Un grupo de eunucos. Mural de la tumba del príncipe Zhanghuai, 706, Qianling, Shaanxi.

Sabiendo que Zhao Gao se desharía de él una vez que ya no fuera útil, Ziying le dio la vuelta a Zhao Gao y logró matarlo. Sin embargo, el levantamiento no fue sofocado y Ziying se rindió a Liu Bang, quien fundó la dinastía Han. Por lo tanto, se puede decir que las acciones del eunuco Zhao Gao fueron responsables de la caída de la dinastía Qin solo tres años después de la muerte de Qin Shi Huang.

Otras funciones del antiguo eunuco chino

A pesar de la notoria reputación que los eunucos chinos adquirieron a lo largo de la historia, no todos fueron villanos. Algunos incluso contribuyeron enormemente a la cultura china. Se dice que el papel, uno de los Cuatro Grandes Invenciones, fue inventado durante la dinastía Han del Este por un eunuco llamado Cai Lun, por ejemplo.

  • Zheng He: famoso explorador chino que agregó riqueza y poder a la dinastía Ming
  • Wei Zhongxian: cuando China se rindió al aterrador poder de un notorio eunuco
  • ¿Eran estos eunucos en el Egipto ptolemaico-romano? La verdad puede estar en sus huesos

Además, Zheng He, que era un eunuco que sirvió bajo el emperador Ming Yongle, comandó las flotas comerciales del emperador en viajes al sudeste asiático, India, Arabia, Persia y África oriental, conectando así a China con estas partes del mundo a través del comercio.

Además, se dice que los eunucos chinos han hecho contribuciones a la música de la corte de China. Los eunucos durante la dinastía Ming fueron registrados como los primeros chinos en tocar música clásica occidental, mientras que el emperador Qianlong de la dinastía Qing reunió una orquesta de cámara compuesta por eunucos vestidos con trajes y pelucas europeas.

Eunucos de la dinastía Qing. ( )

El final de la dinastía Qing a principios del siglo XX puso fin al sistema imperial chino y también al uso de eunucos. En 1924, los últimos 1500 eunucos fueron desterrados de la Ciudad Prohibida. El último eunuco imperial, Sun Yaoting, murió en diciembre de 1996, poniendo así fin a una antigua práctica que se extendió por varios milenios.


Cómo un ejército de eunucos gobernaba la Ciudad Prohibida


Marcelo
Duhalde
Infographer -> La presencia de eunucos en la corte china era una tradición de larga data. Estos hombres castrados sirvieron como sirvientes de palacio, espías y perros guardianes del harén en todo el mundo antiguo. Se incorporó un ejército de eunucos a la Ciudad Prohibida, principalmente para salvaguardar la castidad de las damas imperiales.

Los valores confucianos consideraban vital para el emperador, considerado el representante del cielo en la Tierra, producir un heredero varón directo para mantener la armonía entre el cielo y la Tierra. No queriendo dejar nada al azar durante un período con una alta tasa de mortalidad infantil, el harén más grande del mundo fue puesto a disposición del emperador para asegurar que suficientes herederos sobrevivieran hasta la edad adulta.


La vida real de los eunucos de China 8 min de lectura

En 1995, un anciano en silla de ruedas visitó la Ciudad Prohibida. Entrando por la puerta norte de la destreza divina (神武门 shenwumen), Sun Yaoting, de 93 años, comenzó a dar a sus ayudantes un recorrido por el jardín trasero y los patios del Museo del Palacio de Beijing. Se quitó el umbral de la puerta para dar paso a la bicicleta del último emperador Puyi. En otro patio, dos anillos de latón todavía incrustados en un árbol viejo formaban parte de un columpio retirado hace mucho tiempo que alguna vez fue amado por la emperatriz Wanrong de Puyi. El hombre en silla de ruedas era Sun Yaoting, y no era un turista común, sino un antiguo residente que regresaba a su lugar de trabajo. Sun Yaoting fue el último eunuco imperial vivo de China.

La historia ha sido cruel con los eunucos de China. La literatura china está llena de historias de eunucos avaros y ambiciosos que explotan su posición para beneficio personal y poder en detrimento del orden social y político. La sociedad trataba a los eunucos con una mezcla de fascinación y repulsión. Fueron una fuente de ansiedad para el tribunal y sus funcionarios. Eran criaturas del tercer sexo marcadas por su relativa falta de vello facial y deformidades físicas percibidas (la castración temprana a menudo resultaba en eunucos más altos, con manos y extremidades más largas). A la mirada extranjera, los eunucos se convirtieron en un análogo de una China decrépita, símbolos femeninos de un sistema imperial en decadencia, una visión perpetuada por los reformadores y revolucionarios chinos del siglo XX. Hoy en día, cuando se piensa en ellos, es como villanos comunes o películas cómicas en los dramas de vestuario del palacio.

La historia ha sido cruel con los eunucos de China "

Melissa Dale & # 8217s libro Dentro del mundo del eunuco proporciona una comprensión más equilibrada y matizada de la vida de los eunucos. Dale redirige nuestra atención lejos de un pequeño número de eunucos notorios y poderosos, que eran, argumenta, raras excepciones. En cambio, se centra en los miles de hombres (a pesar de sus cambios físicos, la mayoría siguió identificándose como hombres) que trabajaron dentro y fuera del palacio esclavizados por la corte imperial.

Sun Yaoting, cuya biografía cuenta el historiador Jia Yinghua en El último eunuco de China, debió su fama a su longevidad: como el último eunuco que llegó a disfrutar de una celebridad menor en los últimos años de su vida. Sin embargo, su vida fue en muchos aspectos muy normal para los eunucos de los últimos años de la era imperial. Sun nació en 1902 en una familia pobre en las afueras de Tianjin. Desesperado, por sugerencia de un vecino, el padre de Sun convenció a su hijo de nueve años de que le permitiera cortar los genitales del niño como requisito previo para solicitar el servicio en el palacio. Al niño lo desnudaron, lo ataron a una cama y le quitaron el escroto y el pene con un cuchillo afilado. El cuidado postoperatorio consistió en un tubo insertado en la herida para evitar que la uretra dejara cicatrices cerradas, luego cubriendo la herida con vendajes de papel empapado en aceite.

Fue solo después, en 1912, que el padre de Sun se enteró de que el último emperador había abdicado y la dinastía Qing había terminado. Los representantes de Puyi, el niño emperador, estaban negociando el fin del gobierno imperial después de la revolución Xinhai de finales de 1911. Según los términos de su acuerdo, Puyi continuaría residiendo en la Ciudad Prohibida y muchos miembros del clan imperial conservaron sus mansiones y su hogar. personal. Puede que todavía haya empleo para los castrados en la capital, pero la era de los eunucos, como la de la monarquía a la que servían, estaba llegando a su fin.

Como escribe Dale, "Con el corte de un cuchillo, una vida cambió para siempre". El hombre castrado fue separado de las estructuras tradicionales de la vida familiar y la procreación. No todos los eunucos sufrieron a manos de miembros de la familia. Había dos familias en Beijing que se especializaban en seleccionar y preparar a hombres jóvenes para el servicio de eunucos en la corte. Sus métodos de castración eran a menudo más higiénicos, pero no menos dolorosos.

Además, si bien la castración era un requisito previo para postularse para unirse a las filas de los eunucos de palacio, estaba lejos de ser seguro que estos jóvenes candidatos fueran aceptados. Cortarse no garantizaba que un joven eunuco lo hiciera. Sun Yaoting fue uno de los afortunados, aunque su ruta hacia el servicio en palacio fue tortuosa. Encontró trabajo por primera vez con el tío del emperador Zaifeng, antes de que lo invitaran a convertirse en asistente en la corte del trasero del joven ex emperador en la Ciudad Prohibida.

Una vez dentro del palacio, un nuevo eunuco fue aislado de su antigua vida y se le presentó una realidad completamente nueva. Ambos libros describen el mundo paralelo de los eunucos palaciegos, una sociedad altamente reglamentada y jerárquica que todavía tenía espacios para comportamientos desviados, celos mezquinos e incluso violencia. Se esperaba que los eunucos mostraran completa devoción a sus deberes, a sus amos y amantes. Al mismo tiempo, también formaron amistades y lazos maestro / discípulo con manos palaciegas mayores y más experimentadas. Si bien las reglas que gobiernan a los eunucos eran numerosas y los castigos severos, los eunucos aún creaban espacios reales en el palacio para sus propias actividades. Había barberías, puestos de fideos, salones de juego, fumaderos de opio y varios otros lugares donde los eunucos de la corte podían desahogarse con múltiples copas de vino y el oído comprensivo de sus compañeros asistentes.

No todos los eunucos se adaptaron bien a la vida palaciega. Dale examina los expedientes de los eunucos que fueron castigados por intentar huir y los que fueron sorprendidos intentando suicidarse. Había formas de dejar el servicio en el palacio (baja por enfermedad, jubilación para unos pocos afortunados o muerte), pero rara vez era en los términos del eunuco. Aquellos que abandonaron el palacio encontraron la vida en el exterior difícil de navegar. Muchos fueron rechazados por la sociedad e incluso por sus familiares. Algunos eunucos se casaron y adoptaron niños (y algunos tuvieron esposas e hijos antes de su operación) pero fueron separados de los sistemas de apoyo habituales. Era una vida que Sun Yaoting conocía demasiado bien.

Puyi expulsó a los eunucos restantes en 1923. El ex emperador se había convencido de que los eunucos estaban conspirando contra él y robando tesoros que Puyi y su familia habían planeado apropiarse para sus propósitos. Excepto por una breve e infeliz estancia como eunuco en la corte de Puyi en Manchukuo en la década de 1930, mientras la región estaba gobernada por Japón, Sun Yaoting solo sirvió como eunuco de palacio durante siete de sus 94 años, antes de morir en 1996.

Los eunucos fueron rechazados por la sociedad e incluso por los miembros de su familia "

Gran parte de la biografía de Sun está dedicada a la vida desesperada de la comunidad de eunucos en los años posteriores a su expulsión del palacio. Muchos cayeron en la pobreza. Algunos se reunieron en pequeñas comunidades ubicadas en templos y trataron lo mejor que pudieron para adaptarse a una sociedad cambiante. La revolución comunista trajo desafíos aún más importantes, y el relato de la persecución de los eunucos durante la Revolución Cultural es, como era de esperar, espeluznante. A pesar de todo, al menos según su relato, Sun Yaoting sacó lo mejor de una mala situación, evitando las trampas del juego, el opio y el despilfarro que destruyó a muchos de sus hermanos. A pesar de que estuvo a punto de cometer accidentes durante las convulsiones políticas de las décadas de 1950 y 1960, sobrevivió y vivió los últimos años de su vida en el Templo Guanghua, cerca de Houhai, en el centro de Beijing.

La investigación de Dale y la historia de Sun ayudan a humanizar la vida de los eunucos. Las historias de eunucos chinos malvados o hambrientos de poder son sensacionales, pero la mayoría de ellos vivían sin libertad en los márgenes del poder. Dale, en particular, se esfuerza por quitar el sensacionalismo y la excitación que durante mucho tiempo han rodeado los relatos de los eunucos en la escritura china y occidental sobre el tema. De esta manera, su libro se asemeja a los esfuerzos de la historiadora Dorothy Ko para documentar la historia social de la venda de pies en China, en Hermanas de Cinderalla.

Quedan por hacer más estudios sobre el tema de los eunucos. Sería interesante buscar en los archivos en lengua manchú referencias al sistema de eunucos. Existe evidencia de que los manchúes estaban algo aprensivos sobre el uso de eunucos, aunque en el siglo XVIII había más de 3000 eunucos empleados por los emperadores Qing (todavía muy lejos de los 50,000 & # 8211 70,000 que, según Dale, servían a los Corte Ming).

La vida del eunuco no fue fácil, pero fue una vida vivida. Melissa Dale y Jia Yinghua deben ser felicitadas por llamar nuestra atención sobre estas vidas. ∎


El hito de la Ciudad Prohibida

Hay muchos y así también hay un hito en la Ciudad Prohibida. Y ese es el gigantesco monumento decadente del Emperador. Lo que llevó a un millón de hombres trabajando diligentemente en condiciones miserables y lúgubres durante 15 años.

En conclusión, la ciudad prohibida está construida en el corazón de Beijing. No importa cuánto cambie la ciudad, esta parte siempre permanece igual. Es una cautivadora reversión a un tiempo anterior y una cultura diferente y una mirada a la China imperial.


ESTERILIDAD Y POTENCIA

A lo largo de años de minuciosa investigación, ha recopilado detalles arcanos sobre todos los aspectos de la vida palaciega, junto con secretos sobre la sexualidad y la crueldad del emperador que se verían como en casa en la portada de los periódicos sensacionalistas.

Durante siglos en China, los únicos hombres ajenos a la familia imperial a los que se les permitió entrar en los aposentos privados de la Ciudad Prohibida fueron los castrados. Efectivamente intercambiaron sus órganos reproductivos por una esperanza de acceso exclusivo al emperador que convirtió a algunos en políticos ricos e influyentes.

La familia empobrecida de Sun lo puso en este camino doloroso y arriesgado con la esperanza de que algún día pudiera aplastar a un terrateniente de la aldea intimidante que robó sus campos y quemó su casa.

Su padre desesperado realizó la castración en la cama de su casa de paredes de barro, sin anestesia y solo con papel empapado en aceite como vendaje. Se insertó una pluma de ganso en la uretra de Sun para evitar que se bloqueara mientras la herida sanaba.

Estuvo inconsciente durante tres días y apenas pudo moverse durante dos meses. Cuando finalmente se levantó de la cama, la historia le jugó el primero de una serie de trucos crueles: descubrió que el emperador al que esperaba servir había abdicado varias semanas antes.

“Tuvo una vida muy trágica. Había pensado que valía la pena para su padre, pero el sacrificio fue en vano ”, dijo Jia, en una casa llena de libros viejos, periódicos y fotos.

“Era muy inteligente y astuto. Si el imperio no hubiera caído, hay muchas posibilidades de que se hubiera vuelto poderoso ”, agregó Jia.

Al joven ex-emperador finalmente se le permitió quedarse en el palacio y Sun se había levantado para convertirse en asistente de la emperatriz cuando la familia imperial fue expulsada sin ceremonias de la Ciudad Prohibida, poniendo fin a siglos de tradición y sueños de Sun.

“Fue castrado, luego el emperador abdicó. Llegó a la Ciudad Prohibida y luego Pu Yi fue desalojado. Lo siguió hacia el norte y luego el régimen títere colapsó. Sentía que la vida le había gastado una broma ”, dijo Jia.

Muchos eunucos huyeron con los tesoros del palacio, pero Sun se llevó una cosecha de recuerdos y un olfato para la supervivencia política que resultaron ser mejores herramientas para sobrevivir años de guerra civil y turbulencias ideológicas que siguieron.

"Nunca se hizo rico, nunca se volvió poderoso, pero se hizo muy rico en experiencia y secretos", dijo Jia.


Los eunucos son las personas que rodean al emperador y su consorte. No podrían vivir sin eunucos. Sun Yaoting fue un eunuco desafortunado e impotente. A diferencia de la dinastía Ming, la dinastía Qing no permitió que los eunucos compartieran el poder imperial, sino que se protegió contra la expansión del poder eunuco en todo momento. El eunuco de los libros era como una niñera. Comparado con Wei Zhongxian de la dinastía Ming, fue un fracaso.

Puede que a muchas personas no les guste el eunuco Wei Zhongxian. Sin embargo, la razón por la que era eunucos son las personas que rodean al emperador y su consorte. No podrían vivir sin eunucos. Sun Yaoting era un eunuco impotente y desafortunado. A diferencia de la dinastía Ming, la dinastía Qing no permitió que los eunucos compartieran el poder imperial, sino que se protegió contra la expansión del poder eunuco en todo momento. El eunuco de los libros era como una niñera. Comparado con Wei Zhongxian de la dinastía Ming, fue un fracaso.

Puede que a muchas personas no les guste el eunuco Wei Zhongxian. Sin embargo, la razón por la que pudo causar estragos en la dinastía Ming se debió a la incompetencia del emperador. El estúpido emperador permitió que los eunucos compartieran el poder imperial supremo, y Zhu Yuanzhang podría estar muy enojado si lo supiera.
. más

Finalmente. Finalmente, un libro no sobre emperadores, reyes y princesas. Por último, un libro sobre la "pequeña" gente detrás de los emperadores, sobre los "sirvientes", sobre los eunucos que trabajan para emperadores, reyes y princesas. Aposve leí varias novelas sobre varios reyes y mencioné brevemente a los eunucos, pero esta es la primera vez que se dedica una novela completa a sus vidas y al lado de las historias.

El autor escribió una novela brillante tanto de biografía como de historia como si estuviera escribiendo una ficción. Finalmente, un libro no sobre emperadores, reyes y princesas. Finalmente un libro sobre la gente "pequeña" detrás de los emperadores, sobre "los sirvientes", sobre los eunucos que trabajan para emperadores, reyes y princesas. He leído varias novelas sobre varios reyes y menciono brevemente a los eunucos, pero esta es la primera vez que se dedica una novela completa a sus vidas y al lado de las historias.

El autor escribió una novela brillante tanto de biografía como de historia como si estuviera escribiendo un libro de ficción. La novela es la biografía del último eunuco de China, Sun Yaoting (1902-1996), que también es el último miembro de la pequeña comunidad de eunucos imperiales (alrededor de 900 sirviendo a la familia imperial a principios de 1900) y testigo de casi un siglo de vida. Historia de China a través de diferentes regímenes políticos.

Debido a la pobreza extrema y al sueño de una riqueza rápida, un niño de 8 años decidió someterse a la castración para poder trabajar para la familia imperial dentro de la Ciudad Prohibida. Sin embargo, justo después de su castración, se entera de que el Emperador abdicó del poder, pero aún vive en la Ciudad Prohibida. Por lo tanto, Sun Yaoting termina trabajando dentro de la Ciudad Prohibida desde un rango bajo y asciende hasta que la familia Imperial tuvo que abandonar el Palacio y la ciudad. Sun Yaoting se les unió de nuevo más tarde. Sin embargo, la vida ha cambiado por completo de mal en peor para los eunucos. Cuando finalmente dejó de servir a la familia imperial, Sun regresó a Beijing para vivir en un templo taoísta, trabajar para y / o con otros Enuchs, por el resto de su vida.

A través de la vida de Sun Yaoting, los lectores tienen la oportunidad de leer anécdotas de historias detrás de escena vividas directamente por los eunucos y desconocidas para los forasteros del palacio. Además, los miembros de la pequeña comunidad de eunucos son todos de diferentes partes de China, pero todos decidieron convertirse en eunucos para escapar de la pobreza y con la esperanza de volverse ricos como algunos de sus predecesores. Detrás de las puertas cerradas del Palacio, hay una vida de sufrimiento físico, abuso e incluso muerte para todos, excepto para los pocos afortunados que pudieron ascender en las filas, en el poder y en la riqueza.

El autor escribió todo en este libro. Él detalló todas las experiencias negativas vividas por Sun Yaoting como su castración por parte de su propio padre, el abuso físico y verbal y el sufrimiento mientras servía a la familia imperial, el acoso de los Guardias Rojos durante la Revolución Cultural a fines de la década de 1960. El autor describió también el estilo de vida positivo, normal y saludable que Sun Yaoting vivía dentro del Templo Taoísta, donde administraba el templo y ayudaba a otros eunucos en su vejez.

El autor basó su libro en la vida de Sun Yaoting gracias a sus numerosas entrevistas con la persona años antes de su muerte. Sun Yaoting se convirtió en una leyenda viva de la historia de China y la China imperial en los años 80 y 90 con muchas entrevistas y documentales con él. Los personajes están todos bien escritos. La historia está bien escrita y desarrollada.


Sirvientes de palacio

Las doncellas del palacio Qing

Las doncellas eran sirvientas del palacio. Fueron clasificados de acuerdo con la posición social de sus familias y solo serían reclutados entre las familias de los Ocho Banners, que eran principalmente manchures y mongoles. Fueron seleccionados cuando cumplieron 13 años. Su función consistía en atender las necesidades diarias de la emperatriz, las consortes imperiales y las concubinas. No podían apartarse del lado de sus mujeres, ni de día ni de noche, los siete días de la semana. La sirvienta tenía el rango más alto.

ASIGNACIÓN DE Criadas
El número de sirvientas asignadas a mujeres de alto rango varió

Las consortes y concubinas imperiales querían marcar su alto estatus y evitarse los desafíos físicos de la lactancia materna. Esto dio lugar a que las nodrizas adquirieran gran importancia durante la dinastía Ming.

LA SELECCIÓN

Una de las responsabilidades más inusuales que la Oficina de Ritos y Propiedad otorgó a los eunucos fue reclutar entre 20 y 40 mujeres lactantes cada tres meses.

Siempre que se esperaba un bebé en el palacio, se empleaban 40 nodrizas y 80 suplentes. Los hijos imperiales eran amamantados por una nodriza cuyo propio hijo era una niña, y viceversa en el caso de las hijas imperiales. De esta manera, el yin y el yang podrían coincidir y podría evitarse la sustitución de bebés, accidental o no.

REQUISITOS

Cuando trabajaban, las nodrizas recibían un subsidio para ropa, arroz con unas cinco onzas de carne al día y carbón cuando hacía frío.


Las concubinas a menudo fueron robadas de sus familias.

Entonces, ¿cómo exactamente un hombre obtiene miles de esclavas sexuales? Bueno, él es el emperador, así que todo lo que tiene que hacer es cerrar los ojos y desear mucho, e insinuar que la gente podría morir si no se sale con la suya.

Era peligroso ser bella en la antigua China. Según Precious Media, las mujeres hermosas a menudo eran robadas de sus familias para servir como concubinas del emperador; a veces incluso sus familias las ofrecían a cambio de un favor político. Ahora, dado que a las concubinas en realidad no se les permitía escribir a casa ni nada, todo eso sobre la tortura, la ejecución y el hambre probablemente no era de conocimiento común, por lo que tal vez las familias se engañaron a sí mismas al creer que la vida en el palacio sería mejor para sus hijas. que la vida en casa.

Las concubinas del emperador vivían aisladas del mundo exterior; ni siquiera se les permitía ver a un médico si se enfermaban. En cambio, fueron diagnosticados en base a una descripción escrita de sus síntomas, algo así como WebMD solo con médicos reales.

Sin embargo, no todas las concubinas tenían que morir con el emperador. Ese honor estaba reservado para las concubinas favoritas, lo que significa que fue una de las pocas profesiones de la historia en las que el ascenso no era algo que se celebraba con champán y una noche en la ciudad. Para las concubinas habituales que no eran las favoritas, era posible "retirarse" después de cumplir algunos años y luego seguir una carrera auspiciosa como lavandera o monja, que en realidad eran sus únicas otras opciones.


La visión interna de la historia del último eunuco chino

Sun Yaoting tenía 8 años cuando su padre lo castró con un solo golpe de navaja.

Era el año 1911 y China estaba sumida en la confusión. Pocos meses después, los rebeldes depusieron al emperador, anularon siglos de tradición y establecieron una república.

“Nuestro muchacho ha sufrido por nada”, dijo su padre, llorando y golpeándose el pecho, cuando se enteró de que el emperador había sido derrocado. "¡Ya no necesitan eunucos!"

Poco sabía él que, sin embargo, el niño se ganaría un lugar en la historia de China. La corte imperial fue resucitada el tiempo suficiente para darle a Sun la oportunidad de servir a la esposa del emperador Puyi, un puesto que le otorgó la distinción de ser el último eunuco del último emperador chino.

Después de que los comunistas llegaron al poder en 1949, Sun y otros eunucos supervivientes fueron despreciados como símbolos extraños del pasado feudal. Casi lo matan durante la Revolución Cultural a fines de la década de 1960, y sus hermanos temían tanto la persecución que tiraron su bao o tesoro: los genitales cortados que los eunucos guardaban en escabeche en un frasco para poder ser enterrados como hombres completos.

No fue hasta los últimos años de su vida que Sun fue reconocido como un raro depósito viviente de la historia. Una biografía basada en horas de entrevistas en los años previos a su muerte en 1996 fue traducida recientemente al inglés. El libro llega como un museo dedicado a los eunucos, construido alrededor de la tumba de un eunuco del siglo XVI, que está experimentando una gran expansión. Está previsto que vuelva a abrir en mayo.

Ya sea que el interés sea lascivo o erudito, la curiosidad definitivamente está ahí.

Se pensaba que la castración convertía a los eunucos en no personas, sin ambición ni ego, por lo que su presencia en el santuario más íntimo del palacio imperial no violaba la privacidad del emperador.

“Los eunucos eran muy misteriosos y en cierto modo más interesantes que los propios emperadores”, dijo Jia Yinghua, biógrafo de Sun. Jia conoció a Sun cuando estaba investigando un libro sobre Puyi y grabó 100 horas de conversaciones con él.

La biografía, "El último eunuco de China: La vida de Sun Yaoting", contiene todo lo que quizás desee saber sobre los horribles detalles de convertirse en eunuco, junto con muchas cosas que probablemente no querría saber.

Baste decir que los niños pasaron por un dolor insoportable sin el beneficio de la anestesia (aparte de los chiles en algunos casos). Además de toda una vida de impotencia, a menudo sufrían incontinencia a cambio de la entrada al palacio.

El sol era inusual: Inspirado por un eunuco mayor de su aldea que se había hecho rico, decidió por sí mismo que quería seguir este camino. Pero luego el emperador fue depuesto y la castración lo había dejado demasiado débil para el trabajo agrícola.

Sin embargo, el emperador conservó las trampas del poder en la Ciudad Prohibida. Sun llegó a Beijing a los 14 años, todavía con la coleta de los niños chinos en ese momento. Consiguió trabajo con uno de los tíos del emperador y más tarde con la esposa de Puyi.

Siguió a la familia imperial a Manchuria después de que Puyi fuera instalado en 1932 como emperador títere de un estado colonial japonés conocido como Manchukuo.

Sun conocía los secretos más íntimos de la corte, la adicción al opio y el embarazo fuera del matrimonio de la primera esposa del emperador, Wanrong, y la ambivalencia del emperador sobre su propia sexualidad. Más tarde, Sun le dijo a su biógrafo que Puyi estaba menos interesado en su esposa que en un eunuco en particular que "parecía una niña bonita con su figura alta y delgada, su rostro hermoso y su piel blanca cremosa". Recordó que los dos eran "inseparables como cuerpo y sombra".

Después de que los comunistas llegaron al poder, muchos de los eunucos se convirtieron en marginados sin un centavo. Algunos se ahogaron en los fosos de la Ciudad Prohibida. Sun, uno de los pocos que sabía leer y escribir, consiguió un trabajo como cuidador de un templo, donde vivió hasta su muerte. Los recuerdos de un hijo adoptivo y un nieto, junto con la biografía, lo convierten en uno de los eunucos más documentados de los tiempos modernos.

Los eruditos también le contarán sobre otros eunucos: a Cai Lun se le atribuyó la invención del papel en el año 105 d. C. Zheng He se convirtió en uno de los mayores exploradores de China en el siglo XV. Pero los eunucos generalmente se describen en la literatura china como intrigantes y codiciosos, los villanos comunes de muchas intrigas palaciegas.

El museo del eunuco está en un cementerio cubierto de maleza con guardianes de piedra y una tumba para el eunuco de la dinastía Ming Tian Yi, quien murió en 1602. No se permitió que los eunucos fueran enterrados con sus familias, por lo que varios otros eunucos favoritos encontraron su lugar de descanso final en Tian. El complejo de Yi en las estribaciones del oeste de Beijing.

Escondidas detrás de lo que había sido una escuela primaria, las tumbas escaparon de alguna manera a la destrucción durante la Revolución Cultural y se abrieron al público en 1999. El museo ampliado exhibirá pinturas de eunucos, una colección de fotos sobre la vida de Sun y otros eunucos del siglo XX, y elementos como los cuchillos curvos utilizados para castrarlos.

“Los eunucos son parte de una larga tradición china que continúa hasta el día de hoy en que la gente común tenía que hacer cualquier cosa para servir al gobierno central todopoderoso”, dijo Cui Weixing, crítico literario y cultural que ha escrito sobre los eunucos.

“Quizás por eso el gobierno chino no está tan ansioso por publicar nada sobre los eunucos. Pero es un buen comienzo que tengamos este museo para que la gente pueda empezar a aprender ".


Eunucos en la antigua China

Los eunucos eran poderosos actores políticos en el antiguo gobierno chino. Originarios de esclavos de confianza en la casa real, ambicionaban usar su posición privilegiada para ganar poder político. Advising the emperor from within the palace and blocking the access of officials to their ruler, the eunuchs were eventually able to acquire noble titles themselves, form a bureaucracy to rival the state's and even select and remove emperors of their choosing. Their influence on government would result in the falling of dynasties and last right up to the 17th century CE.

From Slaves to Political Heavyweights

Eunuchs, or 'non-men' as they could be known, first appeared in the royal courts of ancient pre-imperial Chinese states where they were employed as servants in the inner chambers of the palace. They were more or less slaves and were usually acquired as children from border territories, especially those to the south. Castrated and brought to serve the royal household, they had no real means of altering their lives. Eunuchs were regarded as the most trustworthy of servants because they could neither seduce women of the household or father children which might form a dynasty to rival that of the sitting emperor's.

Anuncio publicitario

A eunuch's duties, therefore, included exclusively serving the women of the royal palace. Any other males were forbidden from staying overnight in the palace, and any person who entered unauthorised faced the death penalty. Eunuchs acted as fetchers and carriers, bodyguards, nurses, and essentially performed the roles of valets, butlers, maids, and cooks combined. Despite their privileged position, the general public's view of eunuchs was extremely negative as they were regarded as the lowest class of all servants.

Anuncio publicitario

In contrast to the confidence put in them by rulers, their physical deformity, disdain from the ruling class and the general stigma attached to them made eunuchs more likely to seek to exploit their privileged position and gain political influence within the court. The eunuchs would not be content with the life of a simple slave for very long. Often aligning themselves with the powerful Buddhist monasteries, they advised, spied, and intrigued in equal measure in order to acquire the top positions in the state apparatus.

Eunuchs, with their special access to the Inner Court (Neiting), where no ordinary officials were permitted, could be especially prominent when the ruler was not yet an adult and they fully exploited the possibility of not only filtering out communications from ministers to the emperor and vice versa but also appointments so that very often ministers simply could not gain an audience with their ruler. Eunuchs ingratiated themselves with the emperor and were perhaps more compliant than high-minded and more principled scholar-officials which made the emperor more likely to follow their advice.

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

Another point in the eunuchs' favour was that they had known their emperor perhaps for all his life and that they were the only males the ruler ever met until adulthood. In addition, the emperor knew that the eunuchs did not have a power base or loyalties outside the court, unlike the politicians.

In the Han Dynasty

Very often the eunuchs encouraged and made worse political factions, which damaged the unity of the government. Eunuchs are charged with playing a major part in the fall of the Han Dynasty (206 BCE - 220 CE). During the 2nd century CE, in particular, a succession of weak emperors were easily manipulated by the eunuchs at court. In 124 CE they even put their own child candidate on the imperial throne. They gained more imperial favour and further entrenched their position in 159 CE by helping Emperor Huan settle a family succession dispute. In gratitude, the emperor awarded a noble title to five leading eunuchs.

Anuncio publicitario

The eunuchs' even greater power ultimately resulted in government officials and students banding together and staging protests in 166 and 168-169 CE. The eunuchs would not be put off so lightly though and they instigated a wave of purges which saw many of those involved in the protests imprisoned and 100 executed. The luckier officials, students, and intellectuals who had spoken out against eunuch power were merely excluded from ever holding public office. In 189 CE events took an even more brutal turn. The eunuchs murdered the 'Grand General' He Jin after it was discovered he had plotted to assemble an army to himself purge the eunuchs. The general's followers exacted immediate revenge by killing all the eunuchs in the palace. With this power vacuum there then ensued a civil war for control of the empire, with the result that the Han fell and the Wei dynasty was established in 220 CE.

In the Tang Dynasty

In the troubled final years of the Tang Dynasty (618-907 CE) the eunuchs once again played a prominent role, this time in the downfall of emperors. Following rebellions in the provinces by renegade military commanders, the imperial court was eager to strengthen its position and so created a new palace army in the mid-8th century CE. The eunuchs were put in charge of this new force and soon began to create problems of their own for the emperor. Just as in previous eras, eunuchs manipulated the court, created divisions amongst the government officials, and by the 9th century CE, even began to enthrone and murder emperors. One emperor authorised an official purge of the eunuchs in 835 CE to try and claw back some power but before the plan could be executed the eunuchs wiped out over 1,000 of the conspirators and anyone else they remotely suspected of trying to usurp their power. As a shocking demonstration to any future conspirators, three chancellors along with their families were publicly executed in one of the marketplaces of the capital, Chang'an.

Anuncio publicitario

Famous Eunuchs

During the Song Dynasty (960-1279 CE) eunuchs were often made military commanders. One such figure was Tong Guan (1054-1126 CE) who was Emperor Huizong's most important general. He won famous victories in the north-west border regions in his youth, quashed the Fang La rebellion in Zhejiang province and continued to loyally serve his emperor into his seventies. Guan was also honoured with an official biography where it is recorded he was a painter of some talent. The biography, which appears in the Song History, displays the typical disdain and prejudice that eunuchs suffered even if they were such talented individuals as Guan:

It was his nature to be cunning and fawning. From being an attendant in the side-apartments of the palace, because he was skilled at manipulating the weighty as well as the trivial intentions of people, he was able by means of first serving in order to later command. (in Di Cosmo, 208)

Another famous eunuch was Zheng He (1371-1433 CE) who made seven voyages to the Indian Ocean for Emperor Yongle of the Ming Dynasty (1368-1644 CE). One of He's fleets was composed of 317 ships, including 62 'treasure ships' full of gifts for foreign rulers and over 30,000 men. On his various travels, He followed Arab trading routes and stopped off at such far-flung places as Vietnam, Indonesia, India, Sri Lanka, and East Africa. He then returned to China and wowed the court with his exotic captures such as giraffes, lions, and fabulous gems.

Historia posterior

From the early 15th century CE the eunuchs set up their own mini-bureaucracy at court where they could ferret away paperwork and filter out the input of government ministers in state affairs. It even included a secret service branch which could investigate corruption or identify suspects who might plot against the status quo and imprison, beat, and torture them if necessary in the prison the eunuchs had created for that purpose. At the end of the century, this eunuch-led apparatus had grown spectacularly to 12,000 employees, making it the equal of the official state bureaucracy. By the latter stages of the Ming Dynasty (1368-1644 CE) there were some 70,000 eunuchs, and they had established almost complete domination of the imperial court. During that period four infamous dictators - Wang Zhen, Wang Zhi, Liu Jin, and Wei Zhongxian - were all eunuchs.

Anuncio publicitario

The power they held and the political intrigues they often stirred up resulted in the eunuchs becoming infamous, and they were especially unpopular with Confucianist scholars. Huang Zongxi, the Ming dynasty Neo-Confucianist thinker here sums up the general view of eunuchs in Chinese history: "Everyone has known for thousands of years that eunuchs are like poison and wild beasts" (in Dillon, 93).


Ver el vídeo: CHINA La Ciudad Prohibida Parte 1 - Documentales