¿Mayoría de edad en el estado de Washington en 1945?

¿Mayoría de edad en el estado de Washington en 1945?

¿Cuál era la mayoría de edad en el estado de Washington en 1945?


Parece que la "mayoría de edad" legal en el estado de Washington fue de 21 años desde 1854 hasta 1971, cuando fue enmendada por el Proyecto de Ley No. 309 de la Cámara y se convirtió en 18.


Existen diferentes definiciones del término "mayoría de edad". En este caso, la "mayoría de edad" se define en el proyecto de ley de la siguiente manera:

... todas las personas serán consideradas y consideradas mayores de edad a todos los efectos


Entonces, para responder a su pregunta, la mayoría de edad en el estado de Washington en 1945 era 21.


Historia de los Estados Unidos (1945-1964)

Para Estados Unidos, 1945-1964 fue una época de alto crecimiento económico y prosperidad general. También fue una época de confrontación ya que los Estados Unidos capitalistas y sus aliados se opusieron políticamente a la Unión Soviética y otros países comunistas que había comenzado la Guerra Fría. Los afroamericanos se unieron y organizaron, y un triunfo del Movimiento de Derechos Civiles puso fin a la segregación de Jim Crow en el sur. [1] Se aprobaron otras leyes que declararon ilegal la discriminación y proporcionaron supervisión federal para garantizar el derecho al voto.

A principios del período, se siguió una política exterior activa para ayudar a Europa occidental y Asia a recuperarse de la devastación de la Segunda Guerra Mundial. El Plan Marshall ayudó a Europa Occidental a reconstruirse tras la devastación de la guerra. El principal objetivo estadounidense era contener la expansión del comunismo, que estaba controlado por la Unión Soviética hasta que China se separó alrededor de 1960. Se intensificó una carrera armamentista a través de armas nucleares cada vez más poderosas. Los soviéticos formaron el Pacto de Varsovia de satélites europeos para oponerse a la alianza de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) liderada por Estados Unidos. Estados Unidos libró una guerra sangrienta e inconclusa en Corea y estaba intensificando la guerra en Vietnam cuando terminó el período. Fidel Castro tomó el poder en Cuba, y cuando la URSS envió misiles nucleares para defenderla, se desencadenó la Crisis de los Misiles Cubanos de 1962 con Estados Unidos, el punto más peligroso de la época. [2]

En el frente interno, después de una breve transición, la economía creció rápidamente, con una prosperidad generalizada, salarios crecientes y el movimiento de la mayoría de los agricultores restantes a los pueblos y ciudades. Políticamente, la era estuvo dominada por demócratas liberales que se mantuvieron unidos a la Coalición del New Deal: Harry Truman (1945-1953), John F. Kennedy (1961-1963) y Lyndon Johnson (1963-1969). El republicano Dwight D. Eisenhower (1953-1961) fue un moderado que no intentó revertir los programas del New Deal, como la regulación de los negocios y el apoyo a los sindicatos, amplió el Seguro Social y construyó el sistema de carreteras interestatales. Durante la mayor parte del período, los demócratas controlaron el Congreso, sin embargo, por lo general no pudieron aprobar tanta legislación liberal como esperaban debido al poder de la Coalición Conservadora. La coalición liberal tomó el control del Congreso después del asesinato de Kennedy en 1963 y lanzó la Gran Sociedad. [3]

Este período fue testigo del auge de los suburbios y una creciente clase media. El comunitarismo y el capital social medible estaban en su punto más alto durante este tiempo. [4]


Federación de la Commonwealth de Washington


Oficiales de la Federación de la Commonwealth de Washington en 1937: Hugh DeLacy (Presidente - L) Earl Gunther (Vicepresidente - C) Howard Costigan (Director Ejecutivo - R). Domingo noticias 11 de septiembre de 1937 Los grupos que formaron la WCF en 1936 incluyeron Grange, United Producers, Liberty Party, Bellamy Clubs, Continental Committee Technocrats, Democratic Party Clubs, Commonwealth Builders, reformistas, liberales, sindicalistas y comunistas. Las personas de la década de 1940 que se sabía que eran miembros del Partido Comunista eran candidatos apoyados por la WCF para el Consejo de la Ciudad de Seattle y la Legislatura del Estado de Washington. Entre los comunistas elegidos para el cargo se encontraban Hugh DeLacy, Kathryn Fogg, H.C. Armstrong, N.P. Atkinson y Lenus Westman. El historiador Albert Acena, autor del principal estudio de la Washington Commonwealth Federation, describió a la organización como "uno de los esfuerzos políticos más exitosos del Partido Comunista en el período del New Deal". [ii]

La WCF floreció desde 1935 hasta 1945. Surgió de una organización anterior, Commonwealth Builders. Commonwealth Builders tenía conexiones con el movimiento End Poverty in California de Upton Sinclair. En 1934, Sinclair se postuló para gobernador en ese estado en una plataforma de "producción para uso". Esa frase resume acertadamente el programa de Commonwealth Builders, que promovió la idea de que el estado debería comprar la tierra o las fábricas que habían quebrado y utilizar las adquisiciones para emplear a personas sanas que ahora no tienen trabajo. En 1934, los Constructores de la Commonwealth lograron elegir un bloque de nuevos legisladores comprometidos a abrazar las causas liberales y progresistas.

En 1935, los Constructores de la Commonwealth ampliaron su alcance renombrándose como Commonwealth
Hugh DeLacy, asistente de enseñanza de 27 años en el Departamento de Inglés de la Universidad de Washington, gana la elección para el Concejo Municipal de Seattle en 1937 como candidato a la Federación del Commonwealth de Washington. En 1944 gana las elecciones al Congreso. (28 de febrero de 1937) Federación. La nueva Federación tenía como objetivo ampliar su base mediante la afiliación a otros grupos progresistas, con una excepción: continuó excluyendo a los comunistas. A pesar de su exclusión formal, los activistas del PC exigieron su admisión. Visualizaron la WCF como un componente crucial de lo que podría evolucionar en algún momento en el futuro hacia un movimiento genuinamente revolucionario. En 1936, miembros del Partido Comunista fueron a la convención de WCF como invitados no invitados. Con el tiempo, los comunistas individuales ganaron aceptación al ofrecer tiempo y servicios como voluntarios para promover las causas de la WCF. Los comunistas presidían comités con frecuencia, se postulaban para cargos públicos y, finalmente, incluso asumían posiciones de liderazgo en la WCF.

Al igual que su predecesor, la WCF era una organización política que funcionaba dentro del Partido Demócrata, nominando a demócratas de izquierda para cargos públicos. Uno de los activos clave de la organización era su periódico semanal, que cambió de nombre repetidamente a lo largo de varios años. Comenzando como el Constructor de la Commonwealth, se convirtió en el Noticias de la Commonwealth en 1935, el Domingo noticias en 1936, el Nuevo concesionario de Washington en 1940, y el Nuevo mundo en 1943. Los miembros del partido Howard Costigan y Terry Pettus editaron los periódicos de la WCF desde 1936 hasta la Nuevo mundo plegado en 1948.

El Preámbulo y la Plataforma de la WCF adoptados el 26 de noviembre de 1938, en la Convención Estatal, reflejan la perspectiva de la organización sobre los problemas económicos y sociales del día, pero se enmarcan en términos con los que una amplia mayoría de personas pueden relacionarse a través de referencias a eventos mundiales. . El preámbulo comienza:

El pueblo de los Estados Unidos tiene una orgullosa herencia de democracia y una eterna esperanza de justicia social y bienestar económico. Hoy en día, fuerzas poderosas y siniestras que viven por privilegios especiales amenazan esta herencia estadounidense. Los enemigos de la democracia en el interior están vinculados en espíritu y programa con aliados fascistas en el extranjero que están librando guerras agresivas contra todas las democracias y amenazando la paz del mundo.


"Cuatro bonitas damiselas" lideran el boicot a las medias de seda japonesas en esta historia de tarta de queso de primera plana de la WCF Domingo noticias 16 de octubre de 1937

Nuestro estado de Washington aún tiene que llevar a cabo a escala estatal el espíritu y los principios del programa nacional New Deal. Es necesario mejorar el trabajo ya realizado y los problemas aún sin tocar, resueltos, si queremos que nuestra democracia continúe viviendo y trabajando. [iii]

Las diversas propuestas de reforma de WCF abarcaron medidas que eran amplias y tangibles, incluido el Seguro Social, políticas de propiedad pública (recursos naturales, servicios públicos y monopolios naturales y control público del crédito nacional), derechos laborales, políticas agrícolas, vivienda pública, salud pública, protección al consumidor, las necesidades de negocios independientes, educación, juventud, impuestos progresivos y relaciones internacionales (un respaldo a la política del “Buen Vecino” del New Deal hacia América Latina).

Una vez aceptados como miembros de la WCF, los comunistas abrazaron el programa de la Federación de la Commonwealth mientras se las arreglaban para criticar retóricamente los aparentes fracasos del sistema económico capitalista. En un momento, la WCF incluso propuso un proyecto de ley muy radical de “Producción para uso” en la Legislatura de Washington. Cuando la Legislatura no aprobó el proyecto de ley, los activistas de la WCF reunieron suficientes firmas para colocar la medida en la boleta electoral de las elecciones generales de 1936 como Iniciativa 119. Muchos historiadores argumentan que la derrota de la iniciativa "Producción para el uso" significa el esfuerzo final de los comunistas en el WCF para promulgar propuestas genuinamente radicales. De ahora en adelante, los esfuerzos patrocinados por el Partido Comunista se limitaron a propuestas más modestas, todas las cuales tenían como foco la reforma del sistema actual, incluidas las pensiones, un impuesto estatal sobre la renta graduado, poder público, beneficios para los desempleados y problemas de salud pública.

La salud pública se convirtió en un vehículo para que la WCF atrajera al público en general y generara apoyo. Los periódicos de la Washington Commonwealth Federation dedicaron un espacio considerable a la salud y la nutrición. Por ejemplo, un artículo titulado "Dieta dada para una familia de cinco" describe exactamente lo que constituye una dieta adecuada para familias con una cantidad mínima de dinero para gastar en alimentos e incluso porciones precisas específicas de leche, frutas, verduras, panes, grasas, azúcares. y carnes. [iv]


La Sra. Francis Brooks se convirtió en una celebridad de la lucha por el alivio después de perder su trabajo en el Proyecto de Teatro Federal Negro como resultado de los recortes de fondos. Arrestada por su oficina de socorro y renunció a la huelga ", recibió una efusión de simpatía. Una delegación de 26 mujeres de la Federación del Commonwealth de Washington asistió a su audiencia judicial. Domingo noticias 14 de febrero de 1937 Otras técnicas de educación en salud pública fueron empleadas por el líder de la WCF y miembro secreto del Partido, Hugh DeLacy, quien organizó reuniones sobre temas de salud pública mientras era miembro del Ayuntamiento de Seattle. Sus comentarios en una reunión relacionada con la salud en septiembre de 1939 se hicieron eco de una encuesta reciente sobre saneamiento de la leche del Servicio de Salud Pública de EE. UU. Las estadísticas que envió al presidente de la Asociación de Padres y Maestros indicaron su estrecha relación con importantes funcionarios del New Deal: el Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos calificó el suministro de leche de Seattle en 74% para leche cruda, 55.8% para leche pasteurizada y 55% para pasteurización. plantas. Señaló que el USPHS considera que el 90% es el estándar bajo el cual los consumidores pueden sentirse razonablemente bien protegidos.

Aunque la WCF se concentró principalmente en ideas y propuestas reformistas después de 1936, su efecto en la política en el estado de Washington no debe subestimarse. El legado de WCF se puede encontrar en varios resultados diferentes. El primero de ellos es el hecho notable de que los votantes de Washington eligieron miembros comunistas del frente popular (que se postulan como demócratas) para la legislatura estatal. En su papel de representantes, los comunistas constituían un segmento claramente identificable en el ala izquierda del Partido Demócrata. A través de una base institucional tan sólida, funcionaron como un grupo de presión política muy fuerte y visible. La WCF también promovió la justicia racial, destacando el caso de The Scottsboro Boys. La única excepción a lo que generalmente fue una influencia progresista en el estado fue la desafortunada posición tanto de la WCF como del Partido Comunista al defender la reubicación de los residentes japoneses-estadounidenses de Washington a los campos de internamiento durante la Segunda Guerra Mundial.


HistoryLink.org

En Washington, como en el resto del país, la cuestión de quién, si es que hay alguien, debería controlar, fabricar, importar, poseer y consumir bebidas alcohólicas ha sido polémica y complicada por otros problemas sociales como la raza, la religión, la educación. y género. El tema del control del alcohol influyó en la política territorial y estatal y en las elecciones a nivel de condado y ciudad, especialmente con respecto a las decisiones de la comunidad individual para incorporar y así obtener el control local de las leyes sobre bebidas alcohólicas. Y así como las tabernas eran importantes centros de vida social para quienes bebían, los grupos dedicados a la templanza y la agitación contra el licor eran centros sociales para muchos ciudadanos que no lo hacían. Washington estaba entre los 33 de los 48 estados existentes que ya habían adoptado leyes de Prohibición a nivel estatal antes de que la 18a Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, la Enmienda de Prohibición, fuera ratificada en 1919.

Compañía de la Bahía de Hudson

El control del acceso al alcohol fue un factor en el desarrollo de lo que se convertiría en el estado de Washington desde el momento del contacto, cuando los tramperos y comerciantes introdujeron el alcohol a los pueblos indígenas. El alcohol se convirtió en un aspecto del cambio social que trajo el comercio de pieles a la región. Contribuyó al colapso de los sistemas de valores que existían antes del contacto.

Bajo la dirección explícita del gobierno británico, los funcionarios de la Compañía de la Bahía de Hudson redujeron la cantidad de alcohol que la compañía distribuía habitualmente a los indios como pago parcial por las pieles. El objetivo final era retirar el pago con alcohol por completo. Los británicos se opusieron a dar licor a los indios porque los corrompía y también porque la intoxicación hacía que los indios fueran más propensos a rebelarse contra los británicos.

Pero a medida que los barcos estadounidenses que transportaban alcohol comenzaron a desempeñar un papel en el comercio costero y los cazadores de pieles estadounidenses penetraron en la región por tierra, la tarea exigida a los empleados de la bahía de Hudson se volvió cada vez más imposible. Sin embargo, en 1831 los funcionarios de la empresa en Londres prohibieron la venta de ron a todos los indios. Enfrentado a la competencia directa de rivales portadores de licores, el factor principal de la Compañía de la Bahía de Hudson, John McLoughlin (1784-1857), vendió alcohol a comerciantes, quienes luego "se lo dieron" a los indios; regalo, al parecer, no era lo mismo que pago.

Los misioneros que llegaron a la región, entonces conocida como el País de Oregón, a partir de 1834 favorecieron fuertemente la templanza. La templanza (con respecto a los intoxicantes alcohólicos) significaba beber con moderación. Lo que constituía moderación se definía individualmente: para algunos, templanza significaba consumir cantidades moderadas de solo vino o cerveza, pero en cualquier caso, no consumir ninguna bebida alcohólica hasta el punto de la embriaguez. Algunos defensores de la templanza definieron la palabra de manera más estricta y se opusieron por completo a los intoxicantes.

Oregón Legislación territorial, 1849

En 1849, los legisladores del Territorio de Oregón (que en ese momento incluía el futuro estado de Washington) aprobaron una ley de licencias que regulaba la fabricación y venta de alcohol. La ley prohibió la venta o el regalo de alcohol a los indios, pero estableció una política liberal hacia la concesión de licencias para las tabernas.

Cuando algunos colonos reunieron la tarifa de licencia requerida de $ 200 y colgaron las tejas de sus salones, otros comenzaron a trabajar por la templanza. Muchos emigrantes de Estados Unidos se dedicaron a la templanza. El Congreso organizó el Territorio de Washington en 1853, y un misionero presbiteriano de Indiana, el reverendo George Whitworth (1816-1907), organizó de inmediato la primera sociedad de templanza del nuevo territorio, pidiendo la abstinencia total.

Legislación territorial, 1855

La segunda sesión de la Legislatura Territorial de Washington abordó la cuestión de la Prohibición, colocando en la boleta de 1855 un referéndum territorial que prohíbe la venta y fabricación de licor. Los votantes (todos hombres) derrotaron el tema con 564 votos a favor y 650 en contra.

Durante la siguiente década, la afluencia masiva de mineros de oro intemperantes en el Territorio de Washington (que en ese momento incluía el futuro estado de Idaho) hizo que la legislación de la Prohibición fuera una perspectiva dudosa. En 1863, el Congreso organizó el Territorio de Idaho, inclinando el equilibrio del poder político lejos de los residentes transitorios como los mineros de oro, ya que gran parte de la actividad minera se encontraba ahora fuera de los límites del Territorio de Washington.

Legislación territorial, 1879

El 14 de noviembre de 1879, los legisladores estatales prohibieron la venta de licor dentro de una milla del Ferrocarril del Pacífico Norte durante su construcción en los condados de Spokane, Stevens y Whitman. Como señaló Jon Owen Nuxoll en una tesis de maestría de la Universidad de Washington en 1989, los legisladores territoriales pueden haber sido "conscientes del 'infierno sobre ruedas', las tiendas de campaña de tabernas, prostitutas, jugadores y hooligans que habían acompañado la construcción del Pacífico Central. y Union Pacific algunos años antes "(p. 5).

El historiador Norman Clark llamó a esta ley "un esfuerzo por proteger a los trabajadores de los taberneros, que estaban tan ansiosos por corromper a las bandas de ferrocarriles como lo habían estado por corromper a los indios" (Los años secos, pag. 32).

Legislación territorial, 1883-1888: sufragio femenino

En 1883, las mujeres del Territorio de Washington obtuvieron el derecho al voto, que ejercieron de inmediato, generando consternación e indignación entre los defensores del licor porque (en su conjunto) apoyaban las medidas de prohibición. Las mujeres perdieron su derecho al voto el 3 de febrero de 1887, lo recuperaron el 16 de enero de 1888 y lo perdieron nuevamente el 14 de noviembre de 1888.

No fue sino hasta 1910 que las mujeres de Washington recuperarían el voto para siempre. Distanciar la causa del sufragio femenino de la Prohibición fue una estrategia importante que condujo a esta victoria.

Legislación territorial, 1886-1889: opción local

En 1886, la Legislatura Territorial aprobó una ley de opción local. Esto permitió a los residentes de una ciudad o distrito solicitar elecciones sobre la concesión de licencias para la venta de licores dentro de su comunidad. La Corte Suprema territorial prohibió la prohibición de la opción local en 1888, aunque luego se restableció una versión modificada de la ley. La versión modificada devolvió el poder de otorgar o rechazar solicitudes de licencias de salón a los ayuntamientos y comisionados del condado, y les dio a estos organismos el derecho de establecer tarifas de licencia entre $ 300 y $ 1,000 anualmente, enriqueciendo las arcas locales.

Esta versión modificada de la opción local permaneció vigente hasta 1909 y dio lugar a grandes variaciones en la disponibilidad de alcohol de una ciudad a otra y de un condado a otro. Dado que solo los pueblos y ciudades incorporados tenían ayuntamientos con el poder de hacer que su comunidad se mojara o se secara, en la cuestión del salón los asentamientos no incorporados estaban a merced de los comisionados de su condado. En la mayoría de las comunidades, una taberna había sido uno de los primeros negocios que se establecieron: desde las plantas de semillero de una taberna, una casa de comidas, un herrero y algunas familias trabajadoras, muchas ciudades crecieron y prosperaron. Sin embargo, el costo a menudo incluía embriaguez, delitos y ausentismo laboral.

Incluso en los pueblos secos, las farmacias podían vender alcohol con fines medicinales. El extracto de limón con alto contenido de alcohol se puede comprar en las tiendas de comestibles. Algunos clientes lo usaban por cucharaditas para dar sabor a las galletas, otros lo tragaban directamente de la botella.

Convención Constitucional, julio-agosto de 1889

En 1889, durante la creación de la constitución del estado de Washington, los delegados a la convención constitucional tuvieron la oportunidad de incluir la prohibición total en todo el estado en el documento. Una constitución aprobada por los votantes era una de las condiciones que había establecido el Congreso de los Estados Unidos para que Washington ganara la condición de estado.

La prohibición, el sufragio femenino y la ubicación de la capital del estado fueron los tres temas más controvertidos a los que se enfrentaron los delegados de la convención. Temerosos de que la inclusión de estas preguntas dentro del cuerpo de la constitución pudiera incitar a los votantes a rechazar el documento, los delegados elaboraron una boleta que ofrecía a los votantes del Territorio de Washington (todos hombres) la oportunidad de votar las cuatro preguntas: la constitución, la Prohibición, el sufragio femenino, y la ubicación de la capital, por separado.

El 1 de octubre de 1889, los votantes ratificaron la constitución, rechazaron la Prohibición y rechazaron el sufragio femenino. La votación sobre la Prohibición fue de 19.546 a favor y 31.487 en contra. Olympia obtuvo la mayor cantidad de votos en la carrera por la capital del estado, pero no ganó la mayoría, lo que requirió una segunda vuelta en las próximas elecciones generales, celebradas el 4 de noviembre de 1890. En esa elección, Olympia salió victoriosa.

Organizaciones de defensa de la templanza

Las organizaciones nacionales de templanza con una presencia vigorosa en Washington incluían la Orden Internacional de los Buenos Templarios (fundada en 1851), el Partido de la Prohibición (fundada en 1869), la Unión de Mujeres Cristianas por la Templanza (formada en 1874) y la Anti-Saloon League (formada en en 1893). Las ciudades de Washington tenían capítulos activos de estas organizaciones y de la Washington Territorial Temperance Alliance (formada en 1874). Algunos condados también formaron ligas de templanza. Uno de ellos fue Whitman, donde se estableció la Liga de Templanza del Condado de Whitman en 1883.

El historiador Norman B. Clark describió a estos defensores de la templanza:

"Estos 'radicales' en el núcleo duro del movimiento de prohibición de Washington eran luchadores dedicados al alcohol, absolutamente convencidos de la maldad de todas las bebidas embriagantes. Para estos hombres y mujeres, el salón era el mal institucionalizado, a la vez un símbolo y un instrumento de Satanás. obra entre las desafortunadas criaturas de Dios "(Los años secos, pag. 64).

Vino y cerveza

La llegada de los ferrocarriles transcontinentales en las décadas de 1880 (Pacífico Norte) y 1890 (Gran Norte) coincidió con el desarrollo de los vagones refrigerados y con el tapón de botella llamado "corona" (patentado en 1892), el tipo de bordes puntiagudos que deben abrirse con un abridor de botellas. Estos desarrollos permitieron que la cerveza se embotellara y enviara más allá del área inmediata donde se elaboraba. Los cerveceros de Washington comenzaron a enviar su producto a las tabernas a lo largo de las líneas ferroviarias, lo que estimuló el establecimiento de más tabernas. Las grandes cervecerías del este de los Estados Unidos establecieron oficinas de ventas de distrito en Washington y compitieron con las cervecerías locales por el dólar de la cerveza, lo que estimuló aún más el establecimiento de tabernas.

Las uvas de vino se plantaron por primera vez en Fort Vancouver en 1827. Muchos colonos por tierra que llegaron en las décadas de 1840 y 1850 trajeron esquejes de vid de uva de vino, estableciendo viñedos para uso personal y comercial. Los proyectos de riego en la parte central y oriental del estado hicieron de los viñedos comerciales una propuesta lucrativa y atrajeron a enólogos experimentados a la región.

Washington Opción local, 1909

Bajo la presión de la Anti-Saloon League, en 1909 los votantes aprobaron nuevamente la legislación de opciones locales. Esta legislación permitió a los votantes de cualquier pueblo (no solo de las comunidades incorporadas) solicitar la celebración de elecciones para decidir si conceder o no licencias a los salones de su comunidad. Una vez que se fijó la fecha de las elecciones, la Unión de Mujeres Cristianas por la Templanza usualmente hizo una fuerte campaña, organizando a los votantes, alentando a las mujeres a asegurarse de que los miembros masculinos de su familia (favorables en seco) estuvieran registrados para votar. Los Washington Grange (partidarios de la templanza debido al efecto perjudicial del alcohol en los trabajadores agrícolas) hicieron lo mismo en las zonas rurales.

Una vez que una comunidad votó a sí misma en seco, los partidarios de la templanza de las áreas circundantes demostraron su aprobación con sus billeteras, viajando a la ciudad recién seca para patrocinar sus negocios.

Ley de prohibición estatal de 1914

El 3 de noviembre de 1914, después de prodigiosos esfuerzos de cabildeo de la Anti-Saloon League en todo el estado, los votantes de Washington aprobaron la Iniciativa de Medida Número Tres, que prohíbe la fabricación y venta (aunque no el consumo) de licor en todo el estado. Las mujeres de Washington habían obtenido el derecho al voto en 1910 y sus votos contribuyeron a la aprobación de la iniciativa. La ley de prohibición de Washington de 1914 era estatutaria, no una enmienda constitucional. El voto popular fue de 189.840 a favor, 171.208 en contra. La Iniciativa Número Tres expuso una marcada división entre los votantes urbanos y rurales de Washington. Aunque la iniciativa fracasó en Seattle, Tacoma y Spokane, ganó en todo el estado. La gente de la ciudad se opuso, mientras que la gente de las ciudades pequeñas y rurales estaban a favor.

Todos los salones que habían resistido la opción Local cerraron a partir de la medianoche del 31 de diciembre de 1915. El único consumo legal desde este punto fue a través de licor importado que se había fabricado fuera del estado: la ley permitía a las personas con permisos importar hasta dos litros de licor fuerte o 12 litros de cerveza cada 20 días. Entre los que no tenían permisos (o los que carecían de los medios para pagar por adelantado y enviar alcohol), el consumo ilegal aumentó, en gran parte a través de las ventas ilegales en puestos de refrescos y restaurantes. Las farmacias, donde se podían conseguir bebidas alcohólicas con receta, prosperaron. Una tesis de maestría de 1985 que compara los efectos de la prohibición en varias ciudades de la costa oeste establece que se abrieron 65 nuevas farmacias en Seattle entre enero y marzo de 1916.

Iniciativas derrotadas, 1916

Inmediatamente después de los cierres de tabernas, los votantes de Washington aparentemente vieron el beneficio de restringir el acceso al alcohol. En 1916, los votantes rechazaron dos medidas que habrían aliviado las restricciones.

El Washington Hotelmens Bill, que habría enmendado la ley de prohibición para permitir la venta de licor en hoteles, fue derrotado 263,390 a 48,354. El Brewer's Bill, que habría permitido la fabricación de cerveza y su venta directamente a los consumidores, fue derrotado 245,399 a 98,843.

Medidas federales

El 3 de marzo de 1917, el Congreso de los Estados Unidos aprobó la llamada Enmienda Bone-Dry a la Ley de Asignaciones de Correos de 1917. Esta enmienda prohibió el envío de licores intoxicantes de cualquier tipo a los estados que tenían leyes completamente secas, independientemente de que esos estados tuvieran o no sistemas de permisos. La enmienda entró en vigor el 1 de julio de 1917.

En agosto de 1917, el Congreso de los Estados Unidos adoptó la Ley de Control de Alimentos, una medida en tiempos de guerra para conservar los alimentos, incluidos los granos que son ingredientes esenciales en muchos tipos de licores y cervezas. El 8 de septiembre de 1917 entró en vigor la ley, cerrando todas las destilerías del país.

Además, la Ley de Ingresos de 1917 prohibió la importación de bebidas alcohólicas destiladas consumibles, pero no vino ni cerveza. Aunque las existencias de bebidas espirituosas aún se podían vender y consumir, muchas personas vieron estas medidas de guerra como un gran paso hacia la prohibición nacional del alcohol en la posguerra. La reducción de la importación de alcohol también significó una reducción de los ingresos por impuestos de importación.

Washington Referéndum "seco como los huesos", 1918

Las leyes de Washington sobre el alcohol coincidieron con la legislación federal durante 1917. A principios de 1917, la legislatura estatal consideró el Proyecto de Ley 4 de la Cámara de Representantes, que puso fin al sistema de permisos, excepto para los farmacéuticos y el clero. El proyecto de ley fue aprobado por ambas cámaras y el 19 de febrero de 1917 el gobernador Ernest Lister (1870-1919) lo firmó. La ley estipulaba que Washington se quedaría seco en 90 días a menos que la gente exigiera una votación. Los opositores a la ley lo hicieron, haciendo circular peticiones que aseguraron a la pregunta un lugar en la boleta.

El 5 de noviembre de 1918, los votantes de Washington aprobaron el Referéndum 10 a favor del acto legislativo completamente seco. La votación fue de 96.100 a favor, 54.322 en contra.

Decimoctava Enmienda, 1917, ratificada en 1919

La 18ª Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos prohibió la fabricación, venta y transporte de bebidas alcohólicas y su importación o exportación desde los Estados Unidos y todos sus territorios. El Congreso de los Estados Unidos aprobó la enmienda el 18 de diciembre de 1917. Para entrar en vigor, la 18ª Enmienda requería la ratificación de las tres cuartas partes de los estados.

El estado de Washington fue el 22º estado en hacerlo, ratificando la 18ª Enmienda el 13 de enero de 1919. La votación fue unánime tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado. El Congreso de los Estados Unidos ratificó la 18a Enmienda el 16 de enero de 1919. El 28 de octubre de 1919, el Congreso adoptó la Ley de Prohibición Nacional (también conocida como la Ley Volstead, en honor a Andrew J. Volstead, representante republicano de Minnesota) para hacer cumplir la 18 Enmienda.

La Ley Volstead declaró intoxicantes todos los licores con más de la mitad del 1 por ciento de alcohol y prohibió su fabricación, venta, trueque, transporte, importación, exportación y posesión. Los medicamentos exentos incluían los fabricados mediante procesos aprobados, alcohol desnaturalizado y una serie de artículos de tocador que contienen alcohol, aromatizantes y medicamentos patentados que se consideran no aptos para su uso como bebidas, junto con el vino sacramental producido bajo permiso. La posesión privada de alcohol comprado antes de la Prohibición también estaba exenta, al igual que la fermentación casera de jugo para producir vino o sidra para uso personal. La Ley Volstead entró en vigor de inmediato. La 18a Enmienda entró en vigor el 17 de enero de 1920.

Efectos de la prohibición en la industria del vino

La industria del vino de Washington fue una de las principales consecuencias de los proyectos de riego del estado en las áreas central y oriental del estado. Cuando Washington se secó por completo en 1917, la incipiente industria vinícola del estado se desintegró casi de la noche a la mañana.

Debido a que la 18ª Enmienda permitió la fabricación de pequeñas cantidades de cerveza y vino en el hogar para consumo personal, en realidad estimuló la demanda de uvas para vinificación. Los enólogos caseros en Washington podrían acceder a muchas variedades cultivadas localmente. Variedades como la Zinfandel que no se cultivan en Washington se enviaron por ferrocarril desde los viñedos de California a un ritmo de entre 5.000 y 10.000 toneladas por año. Las uvas Concord, utilizadas para el jugo de uva sin alcohol, crecieron bien en Washington y se plantaron ampliamente durante la Prohibición.

En última instancia, el consumo de vino en el hogar estimuló la industria del vino posterior a la Prohibición porque, para muchos habitantes de Washington de clase media, llevó la bebida de las tabernas al hogar, y sustituyó el vino casero por licores fuertes producidos comercialmente. La expansión del mercado del vino más allá de las comunidades étnicas (como los italoamericanos) con una tradición de producción y consumo de vino impulsó la industria del vino después de la derogación de la Ley Seca.

El regreso del vino producido profesionalmente debe haber sido un gran alivio para los enólogos caseros. Al carecer de la habilidad para dejar azúcar en su vino sin volver a fermentarlo, muchos producían vinos con un alto contenido de taninos que arrugaban la boca. Y estos vinos tenían poca crianza.

El mejor contra el alcohol falso: propinas durante la prohibición

Incluso después de la promulgación de la 18ª Enmienda, persistieron los problemas para patrullar las aguas del noroeste en busca de contrabandistas de licor. La Guardia Costera ofreció a la Oficina de Prohibición solo asistencia limitada hasta 1924, cuando el Congreso financió un aumento del personal de la Guardia Costera y 20 destructores de la marina reacondicionados. Aún así, los contrabandistas lograron escabullirse licor que se producía legítimamente en otros lugares sobre las fronteras de los Estados Unidos, proporcionando a los clientes que podían pagar lo mejor.

Los aficionados al licor que carecían de fondos, o de buenas conexiones, se conformaban con el alcohol industrial que había sido diluido, coloreado y mejorado. Las audiencias del Congreso sobre este tema encontraron que un galón de alcohol industrial / comercial, cuando se riega, produce al menos tres galones de alcohol falso. Como era de esperar, la producción comercial de alcohol aumentó de manera constante durante la Prohibición.

El contrabandista de licor más exitoso (en otras palabras, notorio) de Washington fue el ex teniente de policía de Seattle Roy Olmstead (1886-1966). Olmstead aprendió las sutilezas del contrabando de licor durante los años que llevaba la insignia, persiguiendo y arrestando a los corredores de rumos. Durante el apogeo de la Prohibición nacional, la extensa y bien organizada operación de Olmstead entregaba 200 cajas de licor canadiense a Seattle todos los días y generaba una recaudación de 200.000 dólares al mes. Olmstead era el más grande, pero era uno de muchos.

El fin de la prohibición: Washington, 1932

En enero de 1932, la Medida de Iniciativa Estatal No. 61, para derogar todas las leyes de bebidas alcohólicas de Washington, excepto la prohibición de la venta a menores, se presentó en Olympia. Antes de finales de ese mes, más de 20.000 votantes habían firmado peticiones apoyando el lugar de la iniciativa en la boleta. El 8 de noviembre de 1932, los votantes aprobaron la Iniciativa No. 61 por un margen del 62 por ciento (341,450 a favor, 208,211 en contra), enviando a los Representantes del Congreso de Washington un mandato claro para apoyar la derogación de la Ley Volstead.

En abril de 1933, después de aprobar la 21ª Enmienda, pero antes de su ratificación por los estados, el Congreso de los Estados Unidos modificó la Ley Volstead para permitir la venta de cerveza hasta un 3,2 por ciento de alcohol. Dado que Washington ya había derogado la Prohibición en el estado, dicha cerveza se convirtió inmediatamente en legal en Washington.

El fin de la prohibición: la 21a enmienda, 1933

El 20 de febrero de 1933, el Congreso de los Estados Unidos aprobó la 21ª Enmienda a la constitución de los Estados Unidos, derogando la 18ª Enmienda. El estado de Washington ratificó la 21a Enmienda el 3 de octubre de 1933.

El 5 de diciembre de 1933, Utah se convirtió en el estado número 36 en ratificar la enmienda, y el presidente Franklin Delano Roosevelt (1881-1945) emitió una proclamación derogando la 18ª Enmienda. A partir de 2010, la 18ª Enmienda sigue siendo la única enmienda a la constitución de los Estados Unidos que ha sido derogada.

Legislación sobre alcohol posterior a la derogación

El 23 de enero de 1934, el gobernador de Washington, Clarence Martin (1887-1955), firmó la Ley de licor Steele que establece la Junta de control de licor del estado de Washington. La Junta de Control de Licores fue autorizada para establecer controles estrictos sobre cómo se podía vender y consumir el alcohol, incluida la limitación de la venta de vino y licores fuertes a las licorerías estatales. La posibilidad de limitar o no las ventas de alcohol a las tiendas estatales ha sido muy controvertida durante el debate de la legislatura estatal sobre el proyecto de ley.

En 1935, los legisladores modificaron esta ley para permitir que los distribuidores privados vendieran vinos de Washington. El 1 de julio de 1969 se amplió a todos los vinos, sin importar dónde se hubieran producido. Esto redujo el precio al consumidor de los vinos de otros estados.

El 2 de noviembre de 1948, los votantes de Washington rechazaron la Iniciativa 13, que habría limitado la venta de vino y cerveza (en el estado) a las licorerías estatales. El voto fue de 208,337 a favor, 602,144 en contra. En la misma papeleta, los votantes aprobaron la Iniciativa 171, que permite la venta de licor por bebida, con algunas restricciones. El voto fue 416,227 a favor, 373,418 en contra.

El 8 de noviembre de 1966, los votantes de Washington aprobaron la iniciativa 229 derogando las Leyes Azules que habían jugado un papel en la prohibición de la venta de licor los domingos. El voto fue de 604.096 a favor y 333.972 en contra. Al año siguiente, la Junta de Control de Bebidas Alcohólicas tomó la primera de una serie de acciones que finalmente permitieron la venta de bebidas alcohólicas los domingos sobre la misma base que el resto de la semana.

El 7 de noviembre de 1972, los votantes de Washington derrotaron por poco a la Iniciativa 261, que habría privatizado las ventas de licores y terminado su restricción a los puntos de venta estatales. El voto fue de 634,973 a favor, 779,568 en contra.

El 6 de noviembre de 1973, los votantes de Washington se negaron por poco a reducir la edad para beber en el estado de 21 a 19. El voto fue 495,624 a favor, 510,491 en contra. (En 1971, la 26a Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos había reducido la edad para votar de 21 a 18, por lo que los habitantes de Washington que votaron en esta boleta incluyeron a los directamente afectados).

El 2 de noviembre de 2010, los votantes de Washington rechazaron dos iniciativas, la I-1100 y la I-1105, cada una de las cuales habría privatizado las ventas de licores y puesto fin a su restricción a los establecimientos estatales. Sin embargo, un año después, el 8 de noviembre de 2011, los votantes aprobaron una nueva iniciativa, la I-1183, que privatiza las ventas de licores en todo el estado. Las tiendas de abarrotes y almacenes (incluida COSTCO, el principal donante de la campaña de la iniciativa de $ 22,7 millones) estaban programadas para comenzar a vender licores el 1 de junio de 2012, y todas las licorerías estatales debían dejar de operar para esa fecha.

Anuncio del salón Spokane de James Durkin, 5 de julio de 1907

Seattle Brewing & Malting Co., Gorgetown, 1904

Foto de Asahel Curtis, cortesía de la Sociedad Histórica del Estado de Washington (1943.42.4516)

Postal "Recogiendo uvas, Washington", ca. 1910

Keystone Liquor Co, justo antes de la Prohibición, Seattle, 1915

Cortesía de MOHAI (1983.10.12279)

Roy Olmstead (1886-1966), ca. 1920

Cortesía de The Seattle Daily Times

Columbia Wineries (Vancouver, Washington) etiqueta de vino de manzana, ca. 1940

Bumpersticker instando a los votantes a votar por la Iniciativa 229 para derogar la Ley Azul, estado de Washington, 1966


Asiáticos y latinos entran en el campo

Granja lechera Kitaro y Sueko Arima en Kent, Washington, ca. 1919. No era raro que las familias japonesas eventualmente fueran dueñas de sus propias granjas en el estado de Washington.

Granjero de trigo, condado de Whitman, Washington, 1941. Biblioteca del Congreso.

Los nativos americanos y los trabajadores de White Hop posan para una fotografía.

Diez niños y jóvenes cavan un campo en Spokane, Washington, década de 1910. Museo de Arte y Cultura del Noroeste.

Mujer nativa americana con cesta de lúpulo ca. 1900. Museo de Historia e Industria de Seattle.

Los recolectores de lúpulo del área de Puget Sound posan con cestas, Washington, ca. 1893. Bibliotecas de la Universidad de Washington, Colecciones especiales.

Los trabajadores agrícolas del área de Puget Sound, tanto hombres como mujeres, posan en un campo de lúpulo en Washington, ca. 1890-1895. Bibliotecas de la Universidad de Washington, Colecciones especiales.

Trabajadores chinos que operan maquinaria en una fábrica de conservas de pescado en Bellingham, Washington, n.d. Bibliotecas de la Universidad de Washington, Colecciones especiales.

Campamento de trabajadores migrantes, ca. 1930. Biblioteca del Congreso.

El activismo sindical filipino era fuerte en el estado de Washington en la década de 1930. Esta foto muestra a los miembros fundadores del Sindicato de Trabajadores de Conservas y Trabajadores Agrícolas (CWFLU), 1933.

Oficina de Trabajo Agrícola, Yakima, 1947. Proyecto de Memoria del Valle de Yakima, Biblioteca Regional de Yakima.

Las siguientes fotografías del Departamento de Trabajo de EE. UU. Son del texto fundamental de Erasmo Gamboa Labor mexicana y la Segunda Guerra Mundial: Braceros en el noroeste del Pacífico, 1942-1947

Verificación final por parte de funcionarios de inmigración de EE. UU. Antes de partir de México. Departamento de Trabajo de EE. UU.

Braceros con destino a Estados Unidos en el centro de reclutamiento en México. Departamento de Trabajo de EE. UU.

Braceros en trámite en México. Departamento de Trabajo de EE. UU.

Braceros almorzando en un comedor. Departamento de trabajo de EE. UU.

Bracero trabajando en un campo de lúpulo de Idaho. Archivos Nacionales, Washington, D.C.

Hasta finales del siglo XX, la mayoría de los trabajadores agrícolas en el estado de Washington eran blancos, nativos, en su mayoría hombres solteros menores de 40 años. Por lo tanto, las primeras estrategias de organización entre los trabajadores agrícolas generalmente involucraban a hombres migrantes blancos. Los esfuerzos de organización que involucraron a personas de color generalmente ocurrieron por separado de las luchas laborales blancas, como en el caso del sindicalismo filipino en la década de 1930.

A pesar de que había enclaves de trabajadores étnicos en el estado de Washington en la década de 1920, los esfuerzos iniciales para organizar y unir a los trabajadores de color se produjeron principalmente en el suroeste de Estados Unidos, especialmente en California, donde la población trabajadora se complementó desde el principio con trabajadores nativos e inmigrantes. 1 En California, más fácilmente que en Washington, la IWW a veces proporcionó a los trabajadores agrícolas "un gran sindicato para todos". A principios del siglo XX en California, varios periódicos de la IWW dan fe de la presencia de apellidos japoneses, chinos y españoles entre las filas de miembros de Wobbly y círculos activistas.2

En Fresno, California, los organizadores, incluidos los wobblies mexicanos e italianos, promovieron una fusión de sindicalismo laboral y solidaridad entre etnias y razas.3 Ya en 1903, la Asociación Laboral Japonesa-Mexicana (JMLA) luchó en una amarga huelga en los campos de remolacha azucarera de Oxnard, California.4 A los miembros de la JMLA les preocupaba la supresión artificial de los salarios, el sistema de subcontratación injusto y la imposibilidad de comprar productos en otro lugar que no fuera la tienda de la empresa, con sus precios muy inflados. Después de una ardua lucha, la Western Agricultural Contracting Company cedió a la mayoría de las demandas de JMLA, de nuevo cediendo a la mística pionera de la organización.5 En años posteriores, las leyes de exclusión de inmigrantes y la deportación de los organizadores laborales mexicanos llevaron a la eventual desaparición de la organización. JMLA. Sin embargo, su solidaridad entre razas influiría más tarde en el movimiento de la UFW en el noroeste del Pacífico.

Si bien los trabajadores migrantes varones blancos eran la mayoría en los campos agrícolas de Washington antes de la década de 1980, es importante señalar que los hombres y mujeres nativos americanos siempre habían complementado la fuerza laboral agrícola en el estado de Washington, particularmente en los campos de lúpulo y en la piscicultura. Durante generaciones, a pesar de las perturbaciones asociadas con el asentamiento estadounidense, los indios no solo subsistían a base de pescado, sino que también cultivaban y pescaban comercialmente. Además, se unieron a la fuerza laboral agrícola, trabajando para agricultores blancos, cosechando cultivos como el lúpulo.7

Los chinos fueron el primer grupo de inmigrantes no blancos que trabajaron como trabajadores agrícolas en los EE. UU.8. Originalmente, la mayoría de los hombres chinos encontraron empleo en la construcción de ferrocarriles, pero cuando los ferrocarriles transcontinentales terminaron la construcción, miles perdieron sus empleos. Excluidos del trabajo minero por los blancos, comenzaron a trabajar en la agricultura de la costa oeste como jornaleros, aspirando a ser ellos mismos propietarios.9 Los agricultores utilizaban a los chinos para competir y disciplinar a los trabajadores blancos. Pagaban menos de lo que los agricultores blancos (o indios) esperaban proporcionar un medio para prevenir las huelgas de los trabajadores blancos. El antagonismo racial resultante ayudó a asegurar una clase trabajadora dividida y una clase patronal dominante.10

El movimiento obrero de California y los elementos racistas del electorado presionaron para que se aprobara la Ley de Exclusión China de 1882. Una fuerza laboral explotable fue suplantada por otra cuando comenzó la inmigración de trabajadores japoneses en la década de 1890. Sin embargo, muchos chinos continuaron trabajando en la agricultura, formando asociaciones o "ldquotongs" para canalizar las oportunidades de empleo.11

A principios del siglo XX, los japoneses se convirtieron en el grupo asiático más grande de la costa oeste, incluido el estado de Washington. La mayoría estaba involucrada en la agricultura, inicialmente como trabajadores agrícolas, luego adquiriendo tierras y estableciendo granjas de frutas y verduras pequeñas pero altamente productivas. En los días previos a la Segunda Guerra Mundial, cuando Bellevue, Washington, se convirtió en un suburbio blanco, a veces se lo conocía como "pueblo japonés" debido a las muchas granjas de propiedad japonesa en el área.12 El valle de Kent y la región del condado de Pierce que los japoneses Los estadounidenses llamados Furusato también vieron un gran número de granjas de propiedad japonesa. Al igual que sus contrapartes a lo largo de la costa oeste, las familias japonesas del oeste de Washington convirtieron las tierras abiertas en granjas productivas y valiosas, que a menudo se ganaban la vida con pequeñas extensiones y vendían sus productos en la ciudad.13

A principios de la década de 1920, el éxito de la agricultura japonesa había provocado una reacción racista. Los granjeros blancos, resentidos con la competencia, exigieron una legislación para obligar a los japoneses a abandonar el negocio agrícola.14 Una campaña xenófoba de dos años resultó en la aprobación de la Ley de Tierras Extranjeras en 1921, por lo que era ilegal que los japoneses compraran o posean tierras en el estado de Washington. Antes de la Ley de Tierras Extranjeras, las familias japonesas del estado de Washington cultivaban 25.000 acres. Dos años más tarde, cultivaron alrededor de 13,000 acres.15

Mientras tanto, algunos japoneses continuaron trabajando como jornaleros agrícolas, al igual que los miembros de otro grupo de inmigrantes asiáticos: los sudasiáticos, principalmente de la India.16 Los productores esperaban que los sudasiáticos rebajaran los salarios y el potencial organizativo de otros trabajadores. Esto no siempre funcionó, ya que los trabajadores indios japoneses, chinos y asiáticos solían llegar a los campos como grupo, comenzando y deteniendo el trabajo juntos, prestando dinero al temor de los propietarios de la granja a una huelga. Además, muchos de los trabajadores del sur de Asia y algunos japoneses compartían un interés por las ideas radicales y el sindicalismo. Sin embargo, una huelga coordinada era rara entre los trabajadores asiáticos en Washington antes de 1930.17

La aprobación de duras leyes de restricción de la inmigración en 1920 y 1924 puso fin a la inmigración legal de los países asiáticos, al tiempo que creó nuevas oportunidades para los inmigrantes de Filipinas y México, cuyos ciudadanos estaban exentos de las exclusiones más severas. Las nuevas leyes también ayudaron a remodelar las jerarquías raciales para aquellos no blancos que ya estaban en el país o que vendrían durante las décadas entre 1924-1965, produciendo al “extranjero ilegal” como un nuevo sujeto legal y político.18 Con la superioridad blanca justificada por la inmigración leyes, la mano de obra inmigrante sufriría una explotación continua y los trabajadores de color se enfrentarían a nuevas formas de exclusión.

Los filipinos se organizan

Durante la década de 1920, en parte debido a la escasez de trabajadores japoneses y chinos, los agricultores estadounidenses comenzaron a fomentar la inmigración de trabajadores filipinos.19 Filipinas era en ese momento un territorio estadounidense y, por lo tanto, estaban exentas de los términos de la Ley de Restricción de Inmigración de los Estados Unidos. 1924.20 Debido a su estatus legal y debido a su interés en la política nacionalista y radical, los trabajadores agrícolas filipinos a menudo se volvieron más agresivos sobre sus derechos y más agresivos sobre la organización de sindicatos que los trabajadores japoneses y chinos que los habían precedido en la economía agrícola de Occidente. . A partir de la década de 1930, los filipinos organizarían una serie de sindicatos agrícolas en California, Oregón y Washington.21

La historia del activismo filipino-estadounidense en las fábricas de conservas de Alaska y los campos del estado de Washington se detalla en una sección especial del Proyecto de Historia Laboral y Derechos Civiles de Seattle: "Activismo filipino-estadounidense en tres generaciones". Los hombres filipinos, entre ellos el aún no famoso escritor Carlos Bulosan, comenzaron a emigrar en cantidades significativas en la década de 1920, muchos con la intención de ingresar a la Universidad de Washington o la Universidad de California. Las universidades se mostraron un tanto complacientes, pero los filipinos descubrieron que los únicos trabajos que se les ofrecían estaban en el mercado laboral asiático habitual. Podían trabajar como sirvientes, jornaleros agrícolas, trabajadores de la fábrica de conservas y poco más.22

Los trabajadores filipinos a menudo formaban parte del circuito de trabajadores migrantes que viajaban por la costa desde California a través de Washington hasta Alaska en la temporada de conservas de verano. A pesar de esta existencia pasajera, los filipinos todavía se organizaron y resistieron. Según la historiadora Dorothy Fujita Rony, “Los trabajadores agrícolas [filipinos] en el estado de Washington también participaron en paros laborales y huelgas. Para 1930, la Asociación de Trabajadores Filipinos se estaba organizando en Seattle, con Joe de Guzman como su presidente ". 23

Inicialmente, la asociación era étnicamente exclusiva y estaba separada de los trabajadores de las fábricas de conservas. Como escribió Fujita Rony, “Los trabajadores continuaron sus esfuerzos en la región alrededor de Seattle ... En su primera huelga, los trabajadores dejaron de trabajar en protesta, y los 'grandes agricultores de Seattle' llamaron a la policía ... [los trabajadores fueron] encarcelados durante dos días por huelga, al igual que otros líderes del sindicato. Luego, los organizadores agrícolas se reunieron con los organizadores de los trabajadores de la fábrica de conservas y se ofrecieron a unir sus esfuerzos ”. 24

Los dos grupos se fusionaron en 1933, creando el sindicato Cannery Workers y Farm Laborer & rsquos Union, con sede en Seattle. Como recordó el dirigente sindical Antonio Gallego (Tony) Rodrigo: “Era necesario que los filipinos organizáramos un sindicato independiente y exigiéramos salarios más altos y mejores condiciones de trabajo. Cuando iniciamos el trabajo organizativo, nos veíamos como hermanos. Para mí, no importaba de qué isla vinieran o qué dialecto hablaran. Todos eran filipinos como yo. Necesitábamos estar unidos ”. 25

CWFLU solicitó rápidamente una carta de la Federación Estadounidense del Trabajo, convirtiéndose en uno de los primeros sindicatos de la AFL liderados por trabajadores de color. Su membresía más tarde incluyó a trabajadores chinos, japoneses y algunos blancos y mexicanos, pero la mayoría durante las décadas de 1930 y 1940 eran filipinos, al igual que los líderes clave. El sindicato ha tenido una larga y turbulenta historia que involucró sangrientas huelgas, el asesinato de dos grupos de líderes, varios cambios de nombre, jurisdicción y afiliación. Hoy sobrevive como Local 37 del Sindicato Internacional de Estibadores y Almacenes (ILWU), que representa a los trabajadores de las fábricas de conservas de Alaska.26

Otros sindicatos surgieron en California y Oregón y se concentraron en los filipinos que trabajaban en la agricultura. El sociólogo Stuart Jamieson registró diez huelgas en California en las que participaron trabajadores filipinos entre 1932 y 1934. Ese año, los filipinos que trabajaban en los campos de lechuga cerca de Stockton, California formaron el Sindicato de Trabajadores Filipinos (FLU) y ese verano lanzaron una huelga en coordinación con un sindicato que representaba la mayoría de los trabajadores blancos del cobertizo de embalaje. Tuvo un breve éxito, pero cuando los trabajadores del cobertizo de embalaje ganaron sus negociaciones, abandonaron a los trabajadores del campo, dejando a la Unión Filipina a merced de los cultivadores y las turbas de justicieros. Un campo de trabajo fue invadido e incendiado y 800 trabajadores filipinos fueron apresados ​​con pistola y obligados a abandonar el condado.27

Yakima y otras partes del estado de Washington vieron ejemplos similares de organización, huelgas breves de los trabajadores filipinos y respuestas violentas de los agricultores y, a veces, de los trabajadores blancos. A pesar de la respuesta violenta de los agricultores, los trabajadores agrícolas filipinos continuarían formando sindicatos en las décadas de 1940 y 1950. En California, en 1965, el Comité Organizador de Trabajadores Agrícolas, en su mayoría filipinos, dirigido por Larry Itliong, se uniría a la Asociación Nacional de Trabajadores Agrícolas con sede en México-Estados Unidos para formar la Unión de Trabajadores Agrícolas (UFW), lo que desató décadas de organización de trabajadores agrícolas.

los Programa Bracero y trabajadores mexicanos étnicos

Los mexicanos habían sido parte de la población de Washington & rsquos desde el siglo XIX, pero una pequeña parte. En muy pequeñas cantidades habían llegado a las ciudades y también a las zonas agrícolas, pero hasta la década de 1940 rara vez se notó su presencia. Esto contrastaba con California y el suroeste, donde los mexicoamericanos y los inmigrantes mexicanos habían sido durante mucho tiempo una parte importante de la mano de obra agrícola. Sin embargo, esas áreas habían sido testigos de las grandes campañas de “quorrepatriación” de la década de 1930, cuando hasta 500,000 mexicanos, incluidos ciudadanos estadounidenses, fueron persuadidos u obligados a regresar a México.

La escasez de mano de obra durante la Segunda Guerra Mundial provocó un cambio abrupto en la política de inmigración. La necesidad de mano de obra agrícola en la década de 1940 llevó al acuerdo entre los gobiernos de México y Estados Unidos que creó el Programa Bracero (término derivado de la palabra española brazo, que significa "brazo"). 28

los Bracero El programa laboral marcó el comienzo de una nueva era en la historia del trabajo agrícola de Washington. México y Estados Unidos iniciaron la Programa Bracero bajo la PL-45 como un programa de trabajo por contrato temporal el 4 de agosto de 1942. Fue diseñado en respuesta a la necesidad de mano de obra agrícola durante la Segunda Guerra Mundial, cuando muchos trabajadores sanos estaban en guerra. El programa continuó más allá de los años de guerra y no se eliminó permanentemente hasta 1964. El Bracero El acuerdo de contrato envió una fuerza laboral mexicana inmigrante a trabajar en la industria agrícola y en los ferrocarriles de los Estados Unidos, especialmente en el suroeste.

Al igual que otros estados de EE. UU., El estado de Washington dependía en gran medida de la producción agrícola para el consumo en tiempos de guerra. El tirón de la industria de guerra emergente en las áreas de Portland y Seattle resultó en un suministro inadecuado de mano de obra agrícola en los valles, lo que provocó la formación de comités comunitarios de cosecha. Tras la implementación de la Programa Bracero, aproximadamente el veintiuno por ciento de los 220.640 trabajadores que ingresaron a los EE. UU. bajo la PL-45 fueron contratados con agricultores en el noroeste. Como requisito para adquirir braceros, los agricultores debían organizar asociaciones de trabajadores agrícolas para celebrar contratos con trabajadores mexicanos.

A pesar de los comentarios positivos y la idealización de los braceros por parte de los propietarios de granjas agroindustriales, el programa en su conjunto no estaba hecho a la medida de la región. Las tensiones entre los braceros y los trabajadores locales eran desenfrenadas, especialmente en lugares como el Valle de Yakima, donde la desconfianza hacia los trabajadores extranjeros a menudo había conducido históricamente a la violencia. Además de la violencia que potencialmente enfrentan los braceros, los intereses personales de los productores ponen en peligro la vida de los trabajadores. “A pesar de que los hombres fueron seleccionados en México por su buena salud, pronto desarrollaron enfermedades como apendicitis, tuberculosis, artritis, ictericia o meningitis, y sufrieron accidentes graves mientras se encontraban en el noroeste del Pacífico” 29. condiciones, junto con un ambiente abiertamente hostil en muchos casos atribuido a menudo a la deserción laboral.

En consecuencia, el cónsul mexicano eventualmente solicitó un abogado para demandar a la Asociación de Cultivadores de Remolacha Cooperativa del Este de Washington en un caso que involucraba a braceros. Además, la incapacidad de los productores para adherirse a los principios básicos de la protección laboral obligó a muchos paros laborales en la región. A diferencia de sus contemporáneos en otras partes del país, los braceros en el noroeste no se avergonzaron en absoluto de iniciar huelgas. El flujo de paros laborales fue un patrón constante desde 1943 hasta el final de PL-45 en 1947.30 A menudo, las huelgas se llevaron a cabo de boca en boca, como braceros de diferentes campamentos comunicaron sus salarios a otros campamentos. Al enterarse de salarios más altos en los otros campos, se declararían en huelga para recibir el mismo salario.

Esto causó gran consternación entre los agricultores durante los años de guerra, cuando los paros laborales podían poner en peligro la producción. La distancia de la frontera mexicana significaba que los agricultores del noroeste no podían darse el lujo de reemplazos inmediatos. Solo podían esperar que los trabajadores volvieran al trabajo lo antes posible. Bracero La resistencia laboral finalmente condujo a la desaparición de la Programa Bracero en el noroeste. Los productores cambiaron a trabajadores étnicos mexicanos del suroeste para reemplazar a los braceros, terminando efectivamente la participación en el programa al final de PL-45.

En los años transcurridos desde el Programa Bracero fallecimiento, los ex participantes han atraído la atención nacional e internacional a una queja que nunca se resolvió con los gobiernos de Estados Unidos y México. En la década de 1940, los agricultores habían deducido el sueldo de los cheques de los trabajadores que prometían devolverles cuando regresaran a México al finalizar sus contratos. Muchos de estos trabajadores nunca recibieron su paga. Este debate llegó a un punto crítico en la década de 1990 y principios de la de 2000, a través de demandas judiciales federales en la costa oeste. La falta de protección de los trabajadores se destacó en los procedimientos y también se ha tenido en cuenta en las discusiones recientes sobre los intentos renovados de crear un nuevo programa de "trabajadores huéspedes". A partir de 2008, la queja de los Braceros sigue sin resolverse.

los Programa Bracero no fue la única fuente de migración mexicano-estadounidense. De hecho, muchas de las familias que llegaron al estado de Washington en las décadas posteriores a la de 1940 no eran de México en absoluto, sino de Texas. Antes de que se concibiera la PL-45, la migración de latinos hacia el norte era parte de una migración masiva ya existente. El historiador James N. Gregory escribe: "Desde que fue sacado de México, Texas había sido el corazón de los latinoamericanos que vivían en los Estados Unidos". 31 Gregory señala además que para 1970 & ldquo26 por ciento de todos los latinos adultos nacidos en Texas vivían fuera de ese estado. & rdquo Muchos se habían mudado a California a partir de la década de 1940, pero otros se habían dirigido al norte en busca de trabajo en las ciudades o regiones agrícolas.32

Algunos de los Tejanos se mudó al noroeste del Pacífico, uniéndose a los inmigrantes mexicanos en la cambiante fuerza laboral agrícola de la región. Muchos procedían de los campos de remolacha azucarera de Wyoming, Colorado, Idaho y Montana. La mayoría había llegado a los estados montañosos luego de ser reclutados por agentes de la empresa azucarera, quienes pagaban el pasaje del tren a las áreas de trabajo. Para mantener una fuerza laboral estable, las empresas alentaron a los trabajadores a establecerse cerca de las áreas de cultivo de remolacha azucarera. Como señaló Jesús Lemos, “Mediante el uso de varios tipos de contratos, como vender a los trabajadores parcelas de tierra de la empresa con financiamiento de la empresa u ofrecer cinco dólares por acre de remolacha si la familia aceptaba quedarse, las empresas azucareras obligaban a los trabajadores a empresa y permanecer en la zona durante todo el año ”. 33 Este movimiento desde el suroeste, junto con la inmigración de México a través de Programa Bracero, dio forma a las comunidades étnicas mexicanas y latinas más grandes en el estado de Washington.

Copyright (©) Maria Quintana y Oscar Rosales-Castañeda

1 Greg Hall, Harvest Wobblies: Los trabajadores industriales del mundo y los trabajadores agrícolas en el oeste americano, 1905-1930 (Corvallis: Oregon State University Press, 2001), 58. Tradicionalmente, el peón había sido un aprendiz de granjero que eventualmente ganaba lo suficiente con su salario para comprar su propia granja. Esto cambiaría a medida que el trabajo agrícola pasara de las granjas unifamiliares a las grandes granjas industriales en California. Estas granjas industriales requerirían una gran cantidad de trabajadores asalariados temporales y supervisores para administrar la fuerza laboral. A finales del siglo XIX, oleadas de inmigrantes proporcionaron a los propietarios de granjas mano de obra barata.

4 La huelga de Oxnard de 1903 se considera la primera vez en la historia de los Estados Unidos que miembros de diferentes grupos raciales formaron un sindicato. Véase Thomas Almaguer, Líneas de fallas raciales: los orígenes históricos de la supremacía blanca en California (Berkeley: University of California Press, 1994), 191.

5 A pesar del éxito del grupo, la AFL se negó a conceder la afiliación a la JMLA a menos que excluyera a los trabajadores asiáticos.

6 Alexandra Harmon, Indios en formación: relaciones étnicas e identidades indígenas alrededor de Puget Sound (Berkeley: University of California Press, 1998), 171.

10 Ronald Takaki, Extraños de una costa diferente: una historia de los estadounidenses de origen asiático (Boston: Back Bay Books, 1989), 29.

12 David Niewert, Strawberry Days: cómo el internamiento destruyó una comunidad japonesa estadounidense (Nueva York: Palgrave MacMillan, 2005), 42.

13 Ronald E. Magden, Furusato: japonés del condado de Tacoma-Pierce 1888-1988 (Tacoma, 1998).

14 Véase Nicole Grant, & ldquoWhite Supremacy and the Alien Land Laws of Washington State, & rdquo Seattle Civil Rights and Labor History Project.

18 Mae Ngai, Temas imposibles: los extranjeros ilegales y la creación de la América moderna (Princeton: Princeton University Press, 2004), 4.

19 Takaki, 30. En este punto, los agricultores también estaban importando más trabajadores mexicanos. La Ley de Inmigración de 1924 permitió cierta inmigración de países de América del Norte, pero se impondrían fuertes restricciones a los mexicanos durante la década de 1930.

20 trabajadores filipinos estaban exentos de las políticas de restricción de inmigración porque las islas se habían convertido en una colonia estadounidense como resultado de la guerra hispanoamericana de 1898. Las restricciones de inmigración se impusieron en 1935.

22 Véase Carlos Bulosan, América está en el corazón: una historia personal(Seattle: University of Washington Press, 1946), que documenta la naturaleza migratoria de la existencia filipina en el oeste rural.

23 Dorothy Bintang Fujita Rony, "Tienes que moverte como el infierno: el colonialismo transpacífico y la filipina / Seattle, 1919-1941", Ph.D. Disertación, Universidad de Yale, 1996, 198.

25 Fred Córdova, Filipinos: asiáticoamericanos olvidados(Dubuque: Kendall / Hunt, 1983), 73.

26 CWFLU Local 18257 cambió su nombre varias veces desde su inicio en 1933, convirtiéndose en United Cannery, Agricultural, Packinghouse, and Allied Workers of America Local 7 (UCAPAWA 7) bajo el Congreso de Organizaciones Industriales (CIO) en 1937, Food, Tobacco, Sindicato de Trabajadores Agrícolas y Afines de América Local 7 (FTA-CIO 7) en 1947, Sindicato Internacional de Estibadores y Almacenes Local 7-C (ILWU 7-C) en 1949-50, y finalmente ILWU Local 37 en 1951. Para una descripción detallada mire la formación del Local 18257 de CWFLU ver: Crystal Fresco, “Sindicato de trabajadores de conservas y trabajadores agrícolas y trabajadores agrícolas 1933-39: su fuerza en la unidad”, Proyecto de historia laboral y derechos civiles de Seattle. 2004-2006cwflu.htm

27 Stuart Marshall Jamieson, El sindicalismo laboral en la agricultura estadounidense(Nueva York: Arno Press, 1976), 129-32. Algunas fuentes importantes sobre la historia de la comunidad filipina en el estado de Washington, y específicamente en Seattle durante este período de tiempo, se pueden encontrar en las siguientes fuentes: Fred Cordova, Filipinos: asiáticoamericanos olvidados (Dubuque: Kendall / Hunt, 1983) Dorothy Bintang Fujita Rony, "Tienes que moverte como el infierno: el colonialismo transpacífico y la filipina / o Seattle, 1919-1941", Ph.D. Disertación, Universidad de Yale, 1996 Dorothy B. Fujita Rony, Trabajadores estadounidenses, poder colonial: Seattle filipina y el oeste transpacífico (Berkeley: University of California Press, 2003).

28 Durante esta reubicación masiva inicial, aproximadamente 500,000 mexicanos y mexicoamericanos fueron repatriados a México por el Servicio de Inmigración y Naturalización (INS). Esta migración, en gran parte forzada, incluyó a muchos ciudadanos estadounidenses que fueron 'alentados' a migrar voluntariamente al sur de la frontera entre Estados Unidos y México en los años posteriores a la caída de la bolsa de valores de 1929 y la posterior depresión económica en los Estados Unidos.En 1954, la 'Operación Mojado' fue iniciada por el INS bajo la supervisión del general Joseph Swing. Swing coordinó a la patrulla fronteriza, a los funcionarios estatales y locales, así como a la policía, en una operación que capturó a más de un millón de personas, muchas de ellas ciudadanos estadounidenses. Aunque tenía la intención de devolver a los "extranjeros ilegales" a su lugar de origen, las tácticas utilizadas incluyeron operaciones policiales masivas en los barrios de los estados del suroeste en los que fueron detenidas todas las personas "de aspecto mexicano". Por temor a una posible violencia resultante del aumento de la presencia policial militarizada, muchos se repatriaron voluntariamente. Los opositores a la operación en ambos lados de la frontera condenaron los métodos de "estado policíaco" utilizados por los agentes, lo que llevó al abandono del programa.

29 Según el historiador Erasmo Gamboa, “la falta de atención de los campesinos a la seguridad de los braceros en el lugar de trabajo resultó en accidentes sin sentido y, en ocasiones, fatales. En parte, estos contratiempos se debieron al hecho de que los braceros tenían poca experiencia con los tipos de maquinaria agrícola que se encuentran en el noroeste ”. Gamboa, Labor mexicana y la Segunda Guerra Mundial: Braceros en el noroeste del Pacífico 1942-1947 (Seattle: University of Washington Press, 2000), 69-70.

30 Algunos casos de paros laborales incluyen sucesos como un evento el 17 de junio de 1946, donde cuatrocientos "braceros" mexicanos de tres campos de trabajo cerca de Nampa, Idaho, se declararon en huelga. Más tarde se unieron más de seiscientos trabajadores adicionales de los campamentos de Marsing, Franklin, Upper Deer Flat y Amalgamated Sugar Company.

31 James N. Gregory, La diáspora del sur: cómo las grandes migraciones de sureños blancos y negros transformaron América (Chapel Hill: Prensa de la Universidad de Carolina del Norte, 2005), 34.

33 Jesús Lemos, "Una historia de la participación política chicana y los esfuerzos organizativos del Sindicato de Trabajadores Agrícolas Unidos en el Valle de Yakima, Washington", Tesis de Maestría, Universidad de Washington (1974), 40. de los trabajadores agrícolas en el estado de Washington eran blancos, nativos, en su mayoría hombres solteros menores de 40 años. Por lo tanto, las primeras estrategias de organización entre los trabajadores agrícolas generalmente involucraban a hombres migrantes blancos. Los esfuerzos de organización que involucraron a personas de color generalmente ocurrieron por separado de las luchas laborales blancas, como en el caso del sindicalismo filipino en la década de 1930.

A pesar de que había enclaves de trabajadores étnicos en el estado de Washington en la década de 1920, los esfuerzos iniciales para organizar y unir a los trabajadores de color se produjeron principalmente en el suroeste de Estados Unidos, especialmente en California, donde la población trabajadora se complementó desde el principio con trabajadores nativos e inmigrantes. 1 En California, más fácilmente que en Washington, la IWW a veces proporcionó a los trabajadores agrícolas "un gran sindicato para todos". A principios del siglo XX en California, varios periódicos de la IWW dan fe de la presencia de apellidos japoneses, chinos y españoles entre las filas de miembros de Wobbly y círculos activistas.2

En Fresno, California, los organizadores, incluidos los wobblies mexicanos e italianos, promovieron una fusión de sindicalismo laboral y solidaridad entre etnias y razas.3 Ya en 1903, la Asociación Laboral Japonesa-Mexicana (JMLA) luchó en una amarga huelga en los campos de remolacha azucarera de Oxnard, California.4 A los miembros de la JMLA les preocupaba la supresión artificial de los salarios, el sistema de subcontratación injusto y la imposibilidad de comprar productos en otro lugar que no fuera la tienda de la empresa, con sus precios muy inflados. Después de una ardua lucha, la Western Agricultural Contracting Company cedió a la mayoría de las demandas de JMLA, de nuevo cediendo a la mística pionera de la organización.5 En años posteriores, las leyes de exclusión de inmigrantes y la deportación de los organizadores laborales mexicanos llevaron a la eventual desaparición de la organización. JMLA. Sin embargo, su solidaridad entre razas influiría más tarde en el movimiento de la UFW en el noroeste del Pacífico.

Si bien los trabajadores migrantes varones blancos eran la mayoría en los campos agrícolas de Washington antes de la década de 1980, es importante señalar que los hombres y mujeres nativos americanos siempre habían complementado la fuerza laboral agrícola en el estado de Washington, particularmente en los campos de lúpulo y en la piscicultura. Durante generaciones, a pesar de las perturbaciones asociadas con el asentamiento estadounidense, los indios no solo subsistían a base de pescado, sino que también cultivaban y pescaban comercialmente. Además, se unieron a la fuerza laboral agrícola, trabajando para agricultores blancos, cosechando cultivos como el lúpulo.7

Los chinos fueron el primer grupo de inmigrantes no blancos que trabajaron como trabajadores agrícolas en los EE. UU.8. Originalmente, la mayoría de los hombres chinos encontraron empleo en la construcción de ferrocarriles, pero cuando los ferrocarriles transcontinentales terminaron la construcción, miles perdieron sus empleos. Excluidos del trabajo minero por los blancos, comenzaron a trabajar en la agricultura de la costa oeste como jornaleros, aspirando a ser ellos mismos propietarios.9 Los agricultores utilizaban a los chinos para competir y disciplinar a los trabajadores blancos. Pagaban menos de lo que los agricultores blancos (o indios) esperaban proporcionar un medio para prevenir las huelgas de los trabajadores blancos. El antagonismo racial resultante ayudó a asegurar una clase trabajadora dividida y una clase patronal dominante.10

El movimiento obrero de California y los elementos racistas del electorado presionaron para que se aprobara la Ley de Exclusión China de 1882. Una fuerza laboral explotable fue suplantada por otra cuando comenzó la inmigración de trabajadores japoneses en la década de 1890. Sin embargo, muchos chinos continuaron trabajando en la agricultura, formando asociaciones o "ldquotongs" para canalizar las oportunidades de empleo.11

A principios del siglo XX, los japoneses se convirtieron en el grupo asiático más grande de la costa oeste, incluido el estado de Washington. La mayoría estaba involucrada en la agricultura, inicialmente como trabajadores agrícolas, luego adquiriendo tierras y estableciendo granjas de frutas y verduras pequeñas pero altamente productivas. En los días previos a la Segunda Guerra Mundial, cuando Bellevue, Washington, se convirtió en un suburbio blanco, a veces se lo conocía como "pueblo japonés" debido a las muchas granjas de propiedad japonesa en el área.12 El valle de Kent y la región del condado de Pierce que los japoneses Los estadounidenses llamados Furusato también vieron un gran número de granjas de propiedad japonesa. Al igual que sus contrapartes a lo largo de la costa oeste, las familias japonesas del oeste de Washington convirtieron las tierras abiertas en granjas productivas y valiosas, que a menudo se ganaban la vida con pequeñas extensiones y vendían sus productos en la ciudad.13

A principios de la década de 1920, el éxito de la agricultura japonesa había provocado una reacción racista. Los granjeros blancos, resentidos con la competencia, exigieron una legislación para obligar a los japoneses a abandonar el negocio agrícola.14 Una campaña xenófoba de dos años resultó en la aprobación de la Ley de Tierras Extranjeras en 1921, por lo que era ilegal que los japoneses compraran o posean tierras en el estado de Washington. Antes de la Ley de Tierras Extranjeras, las familias japonesas del estado de Washington cultivaban 25.000 acres. Dos años más tarde, cultivaron alrededor de 13,000 acres.15

Mientras tanto, algunos japoneses continuaron trabajando como jornaleros agrícolas, al igual que los miembros de otro grupo de inmigrantes asiáticos: los sudasiáticos, principalmente de la India.16 Los productores esperaban que los sudasiáticos rebajaran los salarios y el potencial organizativo de otros trabajadores. Esto no siempre funcionó, ya que los trabajadores indios japoneses, chinos y asiáticos solían llegar a los campos como grupo, comenzando y deteniendo el trabajo juntos, prestando dinero al temor de los propietarios de la granja a una huelga. Además, muchos de los trabajadores del sur de Asia y algunos japoneses compartían un interés por las ideas radicales y el sindicalismo. Sin embargo, una huelga coordinada era rara entre los trabajadores asiáticos en Washington antes de 1930.17

La aprobación de duras leyes de restricción de la inmigración en 1920 y 1924 puso fin a la inmigración legal de los países asiáticos, al tiempo que creó nuevas oportunidades para los inmigrantes de Filipinas y México, cuyos ciudadanos estaban exentos de las exclusiones más severas. Las nuevas leyes también ayudaron a remodelar las jerarquías raciales para aquellos no blancos que ya estaban en el país o que vendrían durante las décadas entre 1924-1965, produciendo al “extranjero ilegal” como un nuevo sujeto legal y político.18 Con la superioridad blanca justificada por la inmigración leyes, la mano de obra inmigrante sufriría una explotación continua y los trabajadores de color se enfrentarían a nuevas formas de exclusión.

Los filipinos se organizan

Durante la década de 1920, en parte debido a la escasez de trabajadores japoneses y chinos, los agricultores estadounidenses comenzaron a fomentar la inmigración de trabajadores filipinos.19 Filipinas era en ese momento un territorio estadounidense y, por lo tanto, estaban exentas de los términos de la Ley de Restricción de Inmigración de los Estados Unidos. 1924.20 Debido a su estatus legal y debido a su interés en la política nacionalista y radical, los trabajadores agrícolas filipinos a menudo se volvieron más agresivos sobre sus derechos y más agresivos sobre la organización de sindicatos que los trabajadores japoneses y chinos que los habían precedido en la economía agrícola de Occidente. . A partir de la década de 1930, los filipinos organizarían una serie de sindicatos agrícolas en California, Oregón y Washington.21

La historia del activismo filipino-estadounidense en las fábricas de conservas de Alaska y los campos del estado de Washington se detalla en una sección especial del Proyecto de Historia Laboral y Derechos Civiles de Seattle: "Activismo filipino-estadounidense en tres generaciones". Los hombres filipinos, entre ellos el aún no famoso escritor Carlos Bulosan, comenzaron a emigrar en cantidades significativas en la década de 1920, muchos con la intención de ingresar a la Universidad de Washington o la Universidad de California. Las universidades se mostraron un tanto complacientes, pero los filipinos descubrieron que los únicos trabajos que se les ofrecían estaban en el mercado laboral asiático habitual. Podían trabajar como sirvientes, jornaleros agrícolas, trabajadores de la fábrica de conservas y poco más.22

Los trabajadores filipinos a menudo formaban parte del circuito de trabajadores migrantes que viajaban por la costa desde California a través de Washington hasta Alaska en la temporada de conservas de verano. A pesar de esta existencia pasajera, los filipinos todavía se organizaron y resistieron. Según la historiadora Dorothy Fujita Rony, “Los trabajadores agrícolas [filipinos] en el estado de Washington también participaron en paros laborales y huelgas. Para 1930, la Asociación de Trabajadores Filipinos se estaba organizando en Seattle, con Joe de Guzman como su presidente ". 23

Inicialmente, la asociación era étnicamente exclusiva y estaba separada de los trabajadores de las fábricas de conservas. Como escribió Fujita Rony, “Los trabajadores continuaron sus esfuerzos en la región alrededor de Seattle ... En su primera huelga, los trabajadores dejaron de trabajar en protesta, y los 'grandes agricultores de Seattle' llamaron a la policía ... [los trabajadores fueron] encarcelados durante dos días por huelga, al igual que otros líderes del sindicato. Luego, los organizadores agrícolas se reunieron con los organizadores de los trabajadores de la fábrica de conservas y se ofrecieron a unir sus esfuerzos ”. 24

Los dos grupos se fusionaron en 1933, creando el sindicato Cannery Workers y Farm Laborer & rsquos Union, con sede en Seattle. Como recordó el dirigente sindical Antonio Gallego (Tony) Rodrigo: “Era necesario que los filipinos organizáramos un sindicato independiente y exigiéramos salarios más altos y mejores condiciones de trabajo. Cuando iniciamos el trabajo organizativo, nos veíamos como hermanos. Para mí, no importaba de qué isla vinieran o qué dialecto hablaran. Todos eran filipinos como yo. Necesitábamos estar unidos ”. 25

CWFLU solicitó rápidamente una carta de la Federación Estadounidense del Trabajo, convirtiéndose en uno de los primeros sindicatos de la AFL liderados por trabajadores de color. Su membresía más tarde incluyó a trabajadores chinos, japoneses y algunos blancos y mexicanos, pero la mayoría durante las décadas de 1930 y 1940 eran filipinos, al igual que los líderes clave. El sindicato ha tenido una larga y turbulenta historia que involucró sangrientas huelgas, el asesinato de dos grupos de líderes, varios cambios de nombre, jurisdicción y afiliación. Hoy sobrevive como Local 37 del Sindicato Internacional de Estibadores y Almacenes (ILWU), que representa a los trabajadores de las fábricas de conservas de Alaska.26

Otros sindicatos surgieron en California y Oregón y se concentraron en los filipinos que trabajaban en la agricultura. El sociólogo Stuart Jamieson registró diez huelgas en California en las que participaron trabajadores filipinos entre 1932 y 1934. Ese año, los filipinos que trabajaban en los campos de lechuga cerca de Stockton, California formaron el Sindicato de Trabajadores Filipinos (FLU) y ese verano lanzaron una huelga en coordinación con un sindicato que representaba la mayoría de los trabajadores blancos del cobertizo de embalaje. Tuvo un breve éxito, pero cuando los trabajadores del cobertizo de embalaje ganaron sus negociaciones, abandonaron a los trabajadores del campo, dejando a la Unión Filipina a merced de los cultivadores y las turbas de justicieros. Un campo de trabajo fue invadido e incendiado y 800 trabajadores filipinos fueron apresados ​​con pistola y obligados a abandonar el condado.27

Yakima y otras partes del estado de Washington vieron ejemplos similares de organización, huelgas breves de los trabajadores filipinos y respuestas violentas de los agricultores y, a veces, de los trabajadores blancos. A pesar de la respuesta violenta de los agricultores, los trabajadores agrícolas filipinos continuarían formando sindicatos en las décadas de 1940 y 1950. En California, en 1965, el Comité Organizador de Trabajadores Agrícolas, en su mayoría filipinos, dirigido por Larry Itliong, se uniría a la Asociación Nacional de Trabajadores Agrícolas con sede en México-Estados Unidos para formar la Unión de Trabajadores Agrícolas (UFW), lo que desató décadas de organización de trabajadores agrícolas.

los Programa Bracero y trabajadores mexicanos étnicos

Los mexicanos habían sido parte de la población de Washington & rsquos desde el siglo XIX, pero una pequeña parte. En muy pequeñas cantidades habían llegado a las ciudades y también a las zonas agrícolas, pero hasta la década de 1940 rara vez se notó su presencia. Esto contrastaba con California y el suroeste, donde los mexicoamericanos y los inmigrantes mexicanos habían sido durante mucho tiempo una parte importante de la mano de obra agrícola. Sin embargo, esas áreas habían sido testigos de las grandes campañas de “quorrepatriación” de la década de 1930, cuando hasta 500,000 mexicanos, incluidos ciudadanos estadounidenses, fueron persuadidos u obligados a regresar a México.

La escasez de mano de obra durante la Segunda Guerra Mundial provocó un cambio abrupto en la política de inmigración. La necesidad de mano de obra agrícola en la década de 1940 llevó al acuerdo entre los gobiernos de México y Estados Unidos que creó el Programa Bracero (término derivado de la palabra española brazo, que significa "brazo"). 28

los Bracero El programa laboral marcó el comienzo de una nueva era en la historia del trabajo agrícola de Washington. México y Estados Unidos iniciaron la Programa Bracero bajo la PL-45 como un programa de trabajo por contrato temporal el 4 de agosto de 1942. Fue diseñado en respuesta a la necesidad de mano de obra agrícola durante la Segunda Guerra Mundial, cuando muchos trabajadores sanos estaban en guerra. El programa continuó más allá de los años de guerra y no se eliminó permanentemente hasta 1964. El Bracero El acuerdo de contrato envió una fuerza laboral mexicana inmigrante a trabajar en la industria agrícola y en los ferrocarriles de los Estados Unidos, especialmente en el suroeste.

Al igual que otros estados de EE. UU., El estado de Washington dependía en gran medida de la producción agrícola para el consumo en tiempos de guerra. El tirón de la industria de guerra emergente en las áreas de Portland y Seattle resultó en un suministro inadecuado de mano de obra agrícola en los valles, lo que provocó la formación de comités comunitarios de cosecha. Tras la implementación de la Programa Bracero, aproximadamente el veintiuno por ciento de los 220.640 trabajadores que ingresaron a los EE. UU. bajo la PL-45 fueron contratados con agricultores en el noroeste.Como requisito para adquirir braceros, los agricultores debían organizar asociaciones de trabajadores agrícolas para celebrar contratos con trabajadores mexicanos.

A pesar de los comentarios positivos y la idealización de los braceros por parte de los propietarios de granjas agroindustriales, el programa en su conjunto no estaba hecho a la medida de la región. Las tensiones entre los braceros y los trabajadores locales eran desenfrenadas, especialmente en lugares como el Valle de Yakima, donde la desconfianza hacia los trabajadores extranjeros a menudo había conducido históricamente a la violencia. Además de la violencia que potencialmente enfrentan los braceros, los intereses personales de los productores ponen en peligro la vida de los trabajadores. “A pesar de que los hombres fueron seleccionados en México por su buena salud, pronto desarrollaron enfermedades como apendicitis, tuberculosis, artritis, ictericia o meningitis, y sufrieron accidentes graves mientras se encontraban en el noroeste del Pacífico” 29. condiciones, junto con un ambiente abiertamente hostil en muchos casos atribuido a menudo a la deserción laboral.

En consecuencia, el cónsul mexicano eventualmente solicitó un abogado para demandar a la Asociación de Cultivadores de Remolacha Cooperativa del Este de Washington en un caso que involucraba a braceros. Además, la incapacidad de los productores para adherirse a los principios básicos de la protección laboral obligó a muchos paros laborales en la región. A diferencia de sus contemporáneos en otras partes del país, los braceros en el noroeste no se avergonzaron en absoluto de iniciar huelgas. El flujo de paros laborales fue un patrón constante desde 1943 hasta el final de PL-45 en 1947.30 A menudo, las huelgas se llevaron a cabo de boca en boca, como braceros de diferentes campamentos comunicaron sus salarios a otros campamentos. Al enterarse de salarios más altos en los otros campos, se declararían en huelga para recibir el mismo salario.

Esto causó gran consternación entre los agricultores durante los años de guerra, cuando los paros laborales podían poner en peligro la producción. La distancia de la frontera mexicana significaba que los agricultores del noroeste no podían darse el lujo de reemplazos inmediatos. Solo podían esperar que los trabajadores volvieran al trabajo lo antes posible. Bracero La resistencia laboral finalmente condujo a la desaparición de la Programa Bracero en el noroeste. Los productores cambiaron a trabajadores étnicos mexicanos del suroeste para reemplazar a los braceros, terminando efectivamente la participación en el programa al final de PL-45.

En los años transcurridos desde el Programa Bracero fallecimiento, los ex participantes han atraído la atención nacional e internacional a una queja que nunca se resolvió con los gobiernos de Estados Unidos y México. En la década de 1940, los agricultores habían deducido el sueldo de los cheques de los trabajadores que prometían devolverles cuando regresaran a México al finalizar sus contratos. Muchos de estos trabajadores nunca recibieron su paga. Este debate llegó a un punto crítico en la década de 1990 y principios de la de 2000, a través de demandas judiciales federales en la costa oeste. La falta de protección de los trabajadores se destacó en los procedimientos y también se ha tenido en cuenta en las discusiones recientes sobre los intentos renovados de crear un nuevo programa de "trabajadores huéspedes". A partir de 2008, la queja de los Braceros sigue sin resolverse.

los Programa Bracero no fue la única fuente de migración mexicano-estadounidense. De hecho, muchas de las familias que llegaron al estado de Washington en las décadas posteriores a la de 1940 no eran de México en absoluto, sino de Texas. Antes de que se concibiera la PL-45, la migración de latinos hacia el norte era parte de una migración masiva ya existente. El historiador James N. Gregory escribe: "Desde que fue sacado de México, Texas había sido el corazón de los latinoamericanos que vivían en los Estados Unidos". 31 Gregory señala además que para 1970 & ldquo26 por ciento de todos los latinos adultos nacidos en Texas vivían fuera de ese estado. & rdquo Muchos se habían mudado a California a partir de la década de 1940, pero otros se habían dirigido al norte en busca de trabajo en las ciudades o regiones agrícolas.32

Algunos de los Tejanos se mudó al noroeste del Pacífico, uniéndose a los inmigrantes mexicanos en la cambiante fuerza laboral agrícola de la región. Muchos procedían de los campos de remolacha azucarera de Wyoming, Colorado, Idaho y Montana. La mayoría había llegado a los estados montañosos luego de ser reclutados por agentes de la empresa azucarera, quienes pagaban el pasaje del tren a las áreas de trabajo. Para mantener una fuerza laboral estable, las empresas alentaron a los trabajadores a establecerse cerca de las áreas de cultivo de remolacha azucarera. Como señaló Jesús Lemos, “Mediante el uso de varios tipos de contratos, como vender a los trabajadores parcelas de tierra de la empresa con financiamiento de la empresa u ofrecer cinco dólares por acre de remolacha si la familia aceptaba quedarse, las empresas azucareras obligaban a los trabajadores a empresa y permanecer en la zona durante todo el año ”. 33 Este movimiento desde el suroeste, junto con la inmigración de México a través de Programa Bracero, dio forma a las comunidades étnicas mexicanas y latinas más grandes en el estado de Washington.

Copyright (©) Maria Quintana y Oscar Rosales-Castañeda

1 Greg Hall, Harvest Wobblies: Los trabajadores industriales del mundo y los trabajadores agrícolas en el oeste americano, 1905-1930 (Corvallis: Oregon State University Press, 2001), 58. Tradicionalmente, el peón había sido un aprendiz de granjero que eventualmente ganaba lo suficiente con su salario para comprar su propia granja. Esto cambiaría a medida que el trabajo agrícola pasara de las granjas unifamiliares a las grandes granjas industriales en California. Estas granjas industriales requerirían una gran cantidad de trabajadores asalariados temporales y supervisores para administrar la fuerza laboral. A finales del siglo XIX, oleadas de inmigrantes proporcionaron a los propietarios de granjas mano de obra barata.

4 La huelga de Oxnard de 1903 se considera la primera vez en la historia de los Estados Unidos que miembros de diferentes grupos raciales formaron un sindicato. Véase Thomas Almaguer, Líneas de fallas raciales: los orígenes históricos de la supremacía blanca en California (Berkeley: University of California Press, 1994), 191.

5 A pesar del éxito del grupo, la AFL se negó a conceder la afiliación a la JMLA a menos que excluyera a los trabajadores asiáticos.

6 Alexandra Harmon, Indios en formación: relaciones étnicas e identidades indígenas alrededor de Puget Sound (Berkeley: University of California Press, 1998), 171.

10 Ronald Takaki, Extraños de una costa diferente: una historia de los estadounidenses de origen asiático (Boston: Back Bay Books, 1989), 29.

12 David Niewert, Strawberry Days: cómo el internamiento destruyó una comunidad japonesa estadounidense (Nueva York: Palgrave MacMillan, 2005), 42.

13 Ronald E. Magden, Furusato: japonés del condado de Tacoma-Pierce 1888-1988 (Tacoma, 1998).

14 Véase Nicole Grant, & ldquoWhite Supremacy and the Alien Land Laws of Washington State, & rdquo Seattle Civil Rights and Labor History Project.

18 Mae Ngai, Temas imposibles: los extranjeros ilegales y la creación de la América moderna (Princeton: Princeton University Press, 2004), 4.

19 Takaki, 30. En este punto, los agricultores también estaban importando más trabajadores mexicanos. La Ley de Inmigración de 1924 permitió cierta inmigración de países de América del Norte, pero se impondrían fuertes restricciones a los mexicanos durante la década de 1930.

20 trabajadores filipinos estaban exentos de las políticas de restricción de inmigración porque las islas se habían convertido en una colonia estadounidense como resultado de la guerra hispanoamericana de 1898. Las restricciones de inmigración se impusieron en 1935.

22 Véase Carlos Bulosan, América está en el corazón: una historia personal(Seattle: University of Washington Press, 1946), que documenta la naturaleza migratoria de la existencia filipina en el oeste rural.

23 Dorothy Bintang Fujita Rony, "Tienes que moverte como el infierno: el colonialismo transpacífico y la filipina / Seattle, 1919-1941", Ph.D. Disertación, Universidad de Yale, 1996, 198.

25 Fred Córdova, Filipinos: asiáticoamericanos olvidados(Dubuque: Kendall / Hunt, 1983), 73.

26 CWFLU Local 18257 cambió su nombre varias veces desde su inicio en 1933, convirtiéndose en United Cannery, Agricultural, Packinghouse, and Allied Workers of America Local 7 (UCAPAWA 7) bajo el Congreso de Organizaciones Industriales (CIO) en 1937, Food, Tobacco, Sindicato de Trabajadores Agrícolas y Afines de América Local 7 (FTA-CIO 7) en 1947, Sindicato Internacional de Estibadores y Almacenes Local 7-C (ILWU 7-C) en 1949-50, y finalmente ILWU Local 37 en 1951. Para una descripción detallada mire la formación del Local 18257 de CWFLU ver: Crystal Fresco, “Sindicato de trabajadores de conservas y trabajadores agrícolas y trabajadores agrícolas 1933-39: su fuerza en la unidad”, Proyecto de historia laboral y derechos civiles de Seattle. 2004-2006cwflu.htm

27 Stuart Marshall Jamieson, El sindicalismo laboral en la agricultura estadounidense(Nueva York: Arno Press, 1976), 129-32. Algunas fuentes importantes sobre la historia de la comunidad filipina en el estado de Washington, y específicamente en Seattle durante este período de tiempo, se pueden encontrar en las siguientes fuentes: Fred Cordova, Filipinos: asiáticoamericanos olvidados (Dubuque: Kendall / Hunt, 1983) Dorothy Bintang Fujita Rony, "Tienes que moverte como el infierno: el colonialismo transpacífico y la filipina / o Seattle, 1919-1941", Ph.D. Disertación, Universidad de Yale, 1996 Dorothy B. Fujita Rony, Trabajadores estadounidenses, poder colonial: Seattle filipina y el oeste transpacífico (Berkeley: University of California Press, 2003).

28 Durante esta reubicación masiva inicial, aproximadamente 500,000 mexicanos y mexicoamericanos fueron repatriados a México por el Servicio de Inmigración y Naturalización (INS). Esta migración, en gran parte forzada, incluyó a muchos ciudadanos estadounidenses que fueron 'alentados' a migrar voluntariamente al sur de la frontera entre Estados Unidos y México en los años posteriores a la caída de la bolsa de valores de 1929 y la posterior depresión económica en los Estados Unidos.En 1954, la 'Operación Mojado' fue iniciada por el INS bajo la supervisión del general Joseph Swing. Swing coordinó a la patrulla fronteriza, a los funcionarios estatales y locales, así como a la policía, en una operación que capturó a más de un millón de personas, muchas de ellas ciudadanos estadounidenses. Aunque tenía la intención de devolver a los "extranjeros ilegales" a su lugar de origen, las tácticas utilizadas incluyeron operaciones policiales masivas en los barrios de los estados del suroeste en los que fueron detenidas todas las personas "de aspecto mexicano". Por temor a una posible violencia resultante del aumento de la presencia policial militarizada, muchos se repatriaron voluntariamente. Los opositores a la operación en ambos lados de la frontera condenaron los métodos de "estado policíaco" utilizados por los agentes, lo que llevó al abandono del programa.

29 Según el historiador Erasmo Gamboa, “la falta de atención de los campesinos a la seguridad de los braceros en el lugar de trabajo resultó en accidentes sin sentido y, en ocasiones, fatales. En parte, estos contratiempos se debieron al hecho de que los braceros tenían poca experiencia con los tipos de maquinaria agrícola que se encuentran en el noroeste ”. Gamboa, Labor mexicana y la Segunda Guerra Mundial: Braceros en el noroeste del Pacífico 1942-1947 (Seattle: University of Washington Press, 2000), 69-70.

30 Algunos casos de paros laborales incluyen sucesos como un evento el 17 de junio de 1946, donde cuatrocientos "braceros" mexicanos de tres campos de trabajo cerca de Nampa, Idaho, se declararon en huelga. Más tarde se unieron más de seiscientos trabajadores adicionales de los campamentos de Marsing, Franklin, Upper Deer Flat y Amalgamated Sugar Company.

31 James N. Gregory, La diáspora del sur: cómo las grandes migraciones de sureños blancos y negros transformaron América (Chapel Hill: Prensa de la Universidad de Carolina del Norte, 2005), 34.

33 Jesús Lemos, "Una historia de la participación política chicana y los esfuerzos organizativos del Sindicato de Trabajadores Agrícolas Unidos en el Valle de Yakima, Washington", Tesis de Maestría, Universidad de Washington (1974), 40.


BIBLIOGRAFÍA

BRINT, STEVEN, y KARABEL, JEROME. 1989. El sueño desviado: universidades comunitarias y la promesa de oportunidades educativas en Estados Unidos, 1900 y 1985. Oxford y Nueva York: Oxford University Press.

GRAMONIÑO, LESTER F. y WECHSLER, HAROLD S., eds. 1989. Lector de ASHE sobre la historia de la educación superior. Needham Heights, MA: Ginn Press para la Asociación para el Estudio de la Educación Superior.

HOROWITZ, HELEN LEFKOWITZ. 1987. Vida en el campus: culturas de pregrado desde finales del siglo XIX hasta la actualidad. Nueva York: Knopf.

JENCKS, CHRISTOPHER, y RIESMAN, DÁVIDO. 1968. La revolución académica. Garden City, Nueva York: Doubleday.

KERRAR, CALONDRA. 1963. Los usos de la universidad. Cambridge, MA: Harvard University Press.

LEMANN, NICHOLAS. 1999. La gran prueba: la historia secreta de la meritocracia estadounidense. Nueva York: Farrar, Straus y Giroux.

RUDOLPH, FREDERICK. 1990. The American College and University: una historia, 2ª edición. Atenas: Prensa de la Universidad de Georgia.

SOLOMON, BARBARA. 1985. En compañía de mujeres educadas. New Haven, CT: Prensa de la Universidad de Yale.

VEYSEY, LAURENCE. 1965. El surgimiento de la Universidad Americana. Chicago: Prensa de la Universidad de Chicago.

El sistema de educación superior de los Estados Unidos no es tanto un sistema formal como una configuración informal de diversas instituciones. El desarrollo del sistema estadounidense ha sido único en comparación con otros sistemas educativos postsecundarios nacionales de todo el mundo. A diferencia de la mayoría de los otros países, donde los sistemas de educación superior se han desarrollado en gran medida desde una universidad central apoyada por el gobierno, Estados Unidos nunca ha tenido una institución de este tipo. En cambio, la evolución del sistema de EE. UU. Ha sido moldeada por muchas influencias diferentes, incluidas las necesidades estatales y locales, la demografía, la religión y los contextos sociales cambiantes. Como resultado, las instituciones postsecundarias en los Estados Unidos reflejan las complejidades multifacéticas de la sociedad en general en la que están integradas y la diversidad de las personas a las que sirven. Además, la educación superior estadounidense es bastante desordenada en estructura y función en contraste con muchos sistemas postsecundarios nacionales e incluso en marcado contraste con el sistema de educación primaria y secundaria obligatoria estadounidense racionalmente organizado. Las instituciones postsecundarias y los estudiantes a los que sirven son diversos y no se pueden clasificar fácilmente. Este trastorno se caracteriza por una variedad de objetivos y misiones institucionales individuales, tipos de títulos ofrecidos, estructuras financieras y de gobierno, e incluso planes de estudio, contenidos de cursos y metodologías de instrucción.

Para comprender cómo este "sistema" informal y poco estructurado de diversas instituciones atiende las amplias necesidades de la sociedad estadounidense, es necesario identificar algunas de las características principales que definen los principales tipos de instituciones que se encuentran en la educación superior estadounidense. En 1983, Robert Birnbaum señaló que la diversidad institucional se puede definir a través de varias categorías de características institucionales. Las más útiles de estas categorías incluyen definir las diferencias en términos de las siguientes dimensiones de la diversidad institucional: sistémica, estructural, constituyente y reputacional.

Diversidad sistémica

La diversidad sistémica se refiere a las diferencias en los tipos de instituciones con respecto a su tamaño y alcance de misión. A partir de la década de 1970, ha habido muchos intentos de desarrollar sistemas de clasificación para categorizar las instituciones postsecundarias de esta manera. El sistema de clasificación más conocido y mejor establecido fue desarrollado por la Fundación Carnegie para el Avance de la Enseñanza y ha llegado a conocerse como la "Clasificación Carnegie". Desarrollado originalmente por Clark Kerr en 1970, este sistema de clasificación fue diseñado para satisfacer las necesidades de análisis de investigación de la Comisión Carnegie de Educación Superior. La comisión "buscó identificar categorías de colegios y universidades que serían relativamente homogéneas con respecto a las funciones de las instituciones, así como con respecto a las características de los estudiantes y miembros de la facultad" (Comisión Carnegie de Educación Superior, p. V). La Clasificación Carnegie se publicó originalmente en 1973 y se ha actualizado varias veces, la más reciente en 2000. Es el marco más utilizado para describir la diversidad institucional en los Estados Unidos y es utilizado por investigadores y líderes educativos para asegurar comparaciones adecuadas entre y entre colegios y universidades.

La clasificación actual divide a las instituciones en seis categorías principales: instituciones de doctorado / investigación, colegios y universidades de maestría, colegios de bachillerato, colegios de asociados, instituciones especializadas y colegios tribales. Dentro de la mayoría de las categorías hay subcategorías. Las instituciones de doctorado / investigación pueden ser extensivas o intensivas y ofrecer una amplia gama de títulos de pregrado, así como títulos de posgrado a nivel de maestría y doctorado. Las instituciones extensivas de doctorado / investigación otorgan más doctorados en una gama más amplia de campos que las instituciones intensivas. Los colegios y universidades de maestría se dividen en una de dos categorías (maestría I o II) y generalmente ofrecen una amplia gama de programas de pregrado, así como educación de posgrado a través de la maestría. Las instituciones de maestría de categoría I otorgan más maestrías en una gama más amplia de disciplinas que sus pares de categoría II. Los colegios de bachillerato se enfocan principalmente en la educación de pregrado y se dividen en tres categorías: colegios de bachillerato y artes ndashliberales, colegios de bachillerato y ndashgeneral, y colegios de bachillerato / asociados. Las universidades de artes liberales otorgan al menos la mitad de sus títulos en los campos de las artes liberales, mientras que las universidades generales otorgan menos de la mitad de sus títulos en los campos de las artes liberales. Las universidades de bachillerato / asociado otorgan títulos de asociado y bachillerato. Los colegios y universidades identificadas como instituciones especializadas en la Clasificación Carnegie pueden otorgar títulos que van desde la licenciatura hasta el doctorado, pero otorgan la mayoría de esos títulos en un solo campo. Hay varias subcategorías de instituciones especializadas, incluidos seminarios teológicos y otras instituciones especializadas relacionadas con la fe, escuelas y centros de medicina, otras escuelas de profesiones de la salud, escuelas de ingeniería y tecnología, escuelas de negocios y administración, escuelas de bellas artes, escuelas de derecho, maestros. colegios, institutos militares y otros tipos de instituciones especializadas. Las universidades tribales generalmente están controladas por tribus y ubicadas en reservaciones.

Si bien el sistema de clasificación de Carnegie se usa a menudo para hacer distinciones cualitativas entre instituciones, la comisión niega que este sea el propósito de la clasificación. En su prólogo a la edición de 1987 de la clasificación, Ernest Boyer enfatizó que la clasificación "es no destinado a establecer una jerarquía entre las instituciones de aprendizaje. Más bien, el objetivo es agrupar las instituciones de acuerdo con sus características compartidas, y nos oponemos al uso de la clasificación como una forma de hacer distinciones cualitativas entre los sectores separados "(Fundación Carnegie, p. 2). la deriva ", en la que las universidades se esfuerzan por ascender en la jerarquía, está bien documentada en la literatura.Por ejemplo, los colegios universitarios se convierten en instituciones que otorgan licenciaturas al incorporar otros dos años en sus programas, mientras que las universidades de doctorado / investigación intensiva aumentan las actividades de investigación financiadas a medida que aspiran al estatus de doctorado / investigación extensiva. A principios del siglo XXI, la Fundación Carnegie estaba en el proceso de reevaluar el sistema de clasificación, repensar cómo caracterizar las similitudes y diferencias entre instituciones y permitir múltiples clasificaciones de instituciones. Se esperaba que este trabajo concluyera en 2005.

Si bien el sistema de la Fundación Carnegie es la tipología más utilizada en la investigación educativa, existen otros esquemas de clasificación y generalmente se usan para otros propósitos, como proporcionar información a los futuros estudiantes y sus familias. Por ejemplo, U.S. News and World Report clasifica colegios y universidades en varias tipologías. Las instituciones se dividen en categorías según su tendencia a atender a una población nacional o regional y luego se clasifican en cuatro "niveles". Las escuelas también se clasifican según los mejores departamentos por una especialización importante y el mejor valor financiero.

Aunque tales esquemas de categorización son útiles en un sistema que incluye una enorme variedad institucional, tal simplificación esconde la verdadera complejidad del sistema de educación superior de los Estados Unidos. Por ejemplo, una institución clasificada como "universidad de investigación" también puede tener sus raíces en la legislación sobre concesión de tierras, o puede ser de un solo sexo o afiliada religiosamente. Otros aspectos ocultos clave de la identidad institucional incluyen las raíces históricas de la institución y si comenzó como una universidad con concesión de tierras, una universidad o universidad históricamente negra, una universidad que sirve a los hispanos, una universidad tribal o una institución afiliada religiosamente. Además, hay dimensiones menos aparentes de la diferencia institucional, como las proporciones entre estudiantes a tiempo parcial y estudiantes a tiempo completo o estudiantes residenciales versus estudiantes que viajan diariamente. La membresía de la división atlética es una faceta importante de la identidad institucional, al igual que la ubicación (región, urbano, rural, suburbano). Por lo tanto, es importante prestar atención a otros aspectos de la diversidad institucional para comprender verdaderamente la naturaleza del diverso sistema de educación superior estadounidense.

Diversidad estructural

La diversidad estructural se centra en las formas en que las instituciones se organizan y controlan. La diversidad estructural se define con mayor frecuencia en términos de tipo de control institucional, público o privado. Las instituciones controladas públicamente son financiadas principalmente por el gobierno (generalmente por los gobiernos estatales) y generalmente son parte de un sistema estatal más grande. Las instituciones privadas están financiadas principalmente por fuentes no gubernamentales y tienden a ser independientes con sus propias juntas directivas privadas. Hay muchas más instituciones privadas en los Estados Unidos que colegios y universidades públicas, aunque la educación superior pública ha crecido significativamente desde la década de 1960.

Si bien no existe un sistema nacional de educación superior, todos los estados han desarrollado algún tipo de sistema de educación postsecundaria pública. Hay varias formas en las que estos sistemas están estructurados y organizados. Los colegios y universidades públicas difieren tanto en la forma en que se gobiernan como en la forma en que se coordinan como parte de un sistema estatal más amplio. Todos los estados asignan la responsabilidad del funcionamiento de los colegios y universidades públicas a las juntas directivas, y hay tres tipos principales de estructuras de juntas directivas: sistemas de gobernanza consolidados, sistemas segmentarios y juntas de una sola institución. Las juntas consolidadas son responsables de todas las instituciones públicas de educación superior en un estado en particular, aunque en algunos estados esto puede aplicarse solo a las instituciones de cuatro años. Los sistemas segmentarios tienen diferentes juntas directivas para diferentes tipos de campus en algunos estados, esto puede significar que las universidades públicas de investigación se rigen por una junta, las universidades estatales integrales por otra junta y las universidades comunitarias por otra junta. Los estados que utilizan juntas directivas de una sola institución otorgan autonomía de gobierno a cada campus público al permitir que cada una tenga su propia junta. Las juntas públicas varían en el grado en que tienen autoridad de gobierno formal y en la medida en que simplemente coordinan actividades en todo el sector de educación postsecundaria pública del estado sin ningún poder sustantivo de toma de decisiones.

Las instituciones públicas dentro de estos sistemas tienden a caer en una de tres categorías principales: universidades, colegios estatales y colegios comunitarios. Las universidades públicas generalmente otorgan una gama completa de títulos de posgrado (maestría y doctorado), tienden a tener un fuerte énfasis en la investigación y, por lo general, tienen una gran cantidad de estudiantes. Las universidades estatales son típicamente más pequeñas, pueden servir a una región particular de un estado y, por lo general, ofrecen títulos de licenciatura y maestría. Las universidades comunitarias son universidades de dos años que brindan títulos de asociado, preparación para la transferencia a instituciones de cuatro años, educación y capacitación vocacional y técnica, y una gran cantidad de ofertas de educación continua. Algunas instituciones públicas han sido identificadas como instituciones de concesión de tierras. Las instituciones de concesión de tierras fueron establecidas por primera vez por la Ley Morrill de 1862, que proporcionó fondos federales para el establecimiento de universidades que (1) estaban abiertas a todo tipo de estudiantes (incluidas mujeres, minorías y estudiantes de bajos ingresos), (2) ofrecían títulos en campos prácticos y aplicados como la ingeniería y la agricultura, y (3) compartió conocimientos con los ciudadanos de todo el estado.

Las instituciones privadas se caracterizan con menos facilidad que sus contrapartes públicas. Las instituciones privadas cubren la gama completa de misiones y estructuras que se encuentran en la educación superior estadounidense. Las instituciones más prestigiosas y altamente selectivas, ya sean universidades de investigación de la Ivy League o universidades de artes liberales más pequeñas, son privadas, pero también lo son las instituciones menos conocidas. De hecho, Alexander Astin y Calvin Lee señalaron en 1972 que hay literalmente cientos de pequeñas universidades esparcidas por los Estados Unidos que pueden considerarse "las universidades invisibles". Se trata de pequeñas instituciones privadas con recursos limitados. Algunos están afiliados a una religión en particular, otros comenzaron su vida como colegios universitarios privados. Una de las distinciones clave entre las universidades privadas es si están afiliadas religiosamente o no. La afiliación religiosa se da de muchas formas. Una denominación u orden religiosa controla directamente algunas instituciones, mientras que otras solo tienen relaciones nominales con organismos religiosos o patrocinadores. También hay un número creciente de instituciones propietarias que tienden a otorgar títulos especializados o que se involucran en modos alternativos de impartir educación, como la educación a distancia.

Diversidad constituyente

Las instituciones también varían según los distritos electorales principales a los que sirven, en particular con respecto a los tipos particulares de estudiantes a los que sirven. Este tipo de diversidad institucional constituyente se manifiesta de muchas formas, pero algunas de las instituciones más destacadas que prestan servicios a tipos particulares de estudiantes son aquellas facultades y universidades que brindan educación principalmente para grupos de estudiantes que tradicionalmente han sido desatendidos por la mayoría de las instituciones postsecundarias. Estas instituciones incluyen colegios y universidades históricamente negros (HBCU), instituciones que sirven a hispanos (HSI), colegios tribales e instituciones para mujeres.

Las HBCU existen principalmente, aunque no exclusivamente, para proporcionar instituciones postsecundarias que atienden principalmente a estudiantes afroamericanos. Actualmente hay 109 HBCU, casi la mitad de las cuales son públicas. Están concentrados en la región sur de la nación, con algunas instituciones ubicadas en el noreste y medio oeste. Las HBCU inscriben a menos del 20 por ciento de los estudiantes universitarios afroamericanos, pero producen un tercio de todos los títulos de licenciatura afroamericanos. Los HSI son instituciones en las que al menos una cuarta parte de los estudiantes universitarios son hispanos. Con un rápido crecimiento como grupo, existen más de 100 instituciones de este tipo a principios del siglo XXI. Las universidades tribales tienden a estar controladas por tribus nativas americanas. Actualmente hay veinte de estas instituciones en los Estados Unidos. Las universidades para mujeres son principalmente privadas y brindan entornos educativos postsecundarios que se adaptan específicamente a las estudiantes. Aunque hubo cientos de estas instituciones al mismo tiempo, ese número se ha reducido a aproximadamente setenta y cinco. También hay un puñado de instituciones exclusivas para hombres repartidas por todo el país. Todas estas instituciones reflejan la diversidad que se encuentra en la sociedad estadounidense y brindan al sistema informal de educación superior estadounidense un medio para servir mejor a los diversos grupos de individuos que constituyen una sociedad multicultural. La existencia de instituciones tan diversas se ha señalado como una fortaleza particular del sistema de educación superior estadounidense.

Diversidad reputacional

Otra característica clave de la educación superior estadounidense es la diversidad de reputación. Se ha observado que las instituciones de educación superior en los Estados Unidos están extremadamente estratificadas. En 1956, David Riesman ofreció la caracterización clásica de la importancia de la jerarquía y la estratificación en la educación superior estadounidense cuando describió el sistema de educación superior como una procesión "en forma de serpiente" en la que la cola (compuesta por instituciones inferiores en la jerarquía) y el cuerpo ( que representan instituciones en el medio de la jerarquía) de la serpiente intentan continuamente moverse hacia arriba y atrapar la cabeza (esas instituciones en la parte superior de la jerarquía que sirven como modelo para que las sigan otras instituciones). La reputación parece depender de un conjunto complejo de factores, incluida la selectividad de los estudiantes y las evaluaciones de los programas de posgrado por parte de los pares.

Ventajas del sistema de EE. UU.

Si bien la falta de una estructura en todo el sistema crea un sistema de educación superior algo incoherente en los Estados Unidos, donde la coordinación generalizada es prácticamente imposible, este enfoque no centralizado de un sistema nacional de educación superior tiene muchas ventajas. El gran grado de diversidad institucional que ha surgido de la naturaleza descentralizada de la educación superior estadounidense ha generado beneficios en tres niveles: institucional, social y sistémico. A nivel institucional, los argumentos se centran en atender las necesidades de los estudiantes. La diversidad en este sentido incluiría variedad de estudiantes, tamaño institucional, programas ofrecidos y estándares académicos. Sin embargo, la educación superior no existe de forma aislada. Birnbaum afirmó que "la educación superior está íntimamente conectada y, por lo tanto, interactúa con otros sistemas sociales" (p. 116). Aparte de la educación y la investigación, las instituciones de educación superior también han cumplido durante mucho tiempo diversas funciones políticas, económicas y sociales. Los argumentos sociales a favor de la diversidad se centran, por tanto, en cuestiones de movilidad social e intereses políticos. Desde la perspectiva de la teoría de sistemas, la educación superior se considera un "sistema abierto", caracterizado por diversos insumos y productos. Por ejemplo, si los colegios y universidades en los Estados Unidos admiten estudiantes con altos niveles de diversidad racial (entrada), entonces el impacto en la sociedad (producción) será muy diferente de lo que sería si la población de estudiantes universitarios de los Estados Unidos fuera más homogénea. Además, la diversidad en la educación superior es importante porque "la diferenciación de las unidades componentes y hellip conduce a la estabilidad que protege el sistema en sí" (Birnbaum, p. 121). Dichos sistemas pueden detectar y responder a las presiones ambientales de manera más rápida y eficaz simplemente porque abarcan una variedad tan amplia. En resumen, el diverso sistema de instituciones postsecundarias en Estados Unidos refleja la diversa composición y necesidades de la sociedad a la que sirve.


En Washington, los límites de los distritos legislativos estatales y del Congreso son trazados por una comisión no política de cinco miembros. La comisión fue establecida por enmienda constitucional en 1983. La mayoría y los líderes minoritarios del Senado del Estado de Washington y la Cámara de Representantes de Washington designan cada uno a un votante registrado para la comisión. Estos cuatro comisionados nombran a un quinto miembro sin derecho a voto para que sirva como presidente de la comisión. En el caso de que los cuatro comisionados votantes no se pongan de acuerdo sobre un presidente, la Corte Suprema de Washington debe nombrar uno. & # 9120 & # 93

La Constitución de Washington estipula que ningún miembro de la comisión puede haber sido un funcionario electo o funcionario del partido en el período de dos años antes de su nombramiento. Las personas que se han registrado con el estado como cabilderos durante el año pasado también tienen prohibido formar parte de la comisión. & # 9120 & # 93

La Legislatura del Estado de Washington puede enmendar los mapas de la comisión con un voto de dos tercios en cada cámara legislativa. & # 9120 & # 93

La constitución estatal requiere que los distritos legislativos estatales y del Congreso "sean contiguos, compactos y convenientes, y sigan los límites de subdivisión naturales, geográficos, artificiales o políticos". La constitución establece que la comisión de redistribución de distritos "no debe elaborar intencionalmente planes para favorecer o discriminar a ningún partido o grupo político". & # 9120 & # 93

Los estatutos estatales requieren que los distritos legislativos estatales y del Congreso "preserven áreas reconocidas como comunidades de interés". Los estatutos estatales también requieren que la comisión delinee distritos que "proporcionen una representación justa y efectiva" y "fomenten la competencia electoral". & # 9120 & # 93

Según una ley estatal promulgada en 2019, los reclusos de las prisiones estatales se cuentan como residentes de su domicilio a efectos de redistribución de distritos. & # 9121 & # 93

Una vez completado el censo de 2020, Washington redactará y promulgará nuevos mapas de distrito. El siguiente cronograma fue adaptado de un cronograma de redistribución de distritos proporcionado por la oficina del Secretario de Estado de Washington. & # 9122 & # 93

Cronograma de redistribución de distritos proyectado para Washington, ciclo de 2020
Fecha Evento
1 de abril de 2020 Día del censo
3 de noviembre de 2020 Últimas elecciones legislativas estatales y del Congreso celebradas con mapas anteriores
1 de enero de 2021 Primer día para nombrar a los miembros de la Comisión de Redistribución de Distritos
15 de enero de 2021 Último día para nombrar a los miembros de la Comisión de Redistribución de Distritos
31 de enero de 2021 Último día para que la Comisión de Redistribución de Distritos nombre al presidente
23 de febrero de 2021 El estado ha recibido históricamente datos del censo de EE. UU.
1 de abril de 2021 Fecha límite para que la Oficina del Censo difunda datos de población a la jurisdicción local
9 de abril de 2021 Fecha límite de 45 días para que las jurisdicciones locales y del condado reciban datos del censo del estado (última fecha posible)
3 de mayo de 2021 Fecha límite para que las autoridades legislativas del condado adopten cambios en los límites de los precintos para el ciclo de elecciones primarias generales
15 de mayo de 2021 Última fecha límite posible para que la Comisión de Redistribución de Distritos difunda los datos de la población de redistribución de distritos a las jurisdicciones locales para la redistribución de distritos locales (RCW 29A.76.010 (2))
15 de octubre de 2021 La Comisión Estatal de Redistribución de Distritos presenta el plan estatal completo a la Legislatura
15 de noviembre de 2021 Fecha límite constitucional para que la Comisión de Redistribución de Distritos adopte los límites de los distritos legislativos y legislativos revisados ​​(Const. Estatal Art. II Sec. 43 (6))
23 de noviembre de 2021 Último día para la certificación del condado de las elecciones generales de 2021
8 de diciembre de 2021 Último día posible para que las jurisdicciones locales envíen planes de redistribución de distritos a los auditores del condado (ocho meses después de la fecha en que las jurisdicciones recibieron los datos del censo del estado)
16 de enero de 2022 Última fecha límite posible para que los condados, las corporaciones municipales y los distritos de propósitos especiales adopten sus planes de redistribución de distritos locales
8 de febrero de 2022 Último día para que la legislatura modifique los límites propuestos por la Comisión de Redistribución de Distritos
10 de febrero de 2022 Fecha más temprana en que el plan aprobado por el estado se transmite a los auditores del condado
1 de marzo de 2022 Fecha límite para que la Corte Suprema adopte un plan estatal de redistribución de distritos si la Comisión de Redistribución de Distritos no presenta un plan a la legislatura
2 de mayo de 2022 Fecha límite para que las autoridades legislativas del condado adopten cambios en los límites de los precintos para el ciclo de elecciones primarias generales
17 de diciembre de 2022 Comenzarán los cambios para cualquier redistribución de distritos que no esté involucrada en las elecciones de 2022
29 de abril de 2023 Los cambios de distrito se completaron para esta fecha y se notificó a los votantes y jurisdicciones afectados

Washington recibió los datos del censo local el 23 de febrero de 2011. El estado aumentó en población en un 14,1 por ciento entre 2000 y 2010. El mayor valor atípico fue el condado de Franklin, que creció un 58,4 por ciento. Las ciudades más grandes tuvieron las siguientes tasas de crecimiento: Seattle creció un 8,0 por ciento, Spokane creció un 6,8 por ciento, Tacoma creció un 2,5 por ciento, Vancouver creció un 12,7 por ciento y Bellevue creció un 11,7 por ciento. & # 9123 & # 93

La Comisión dio a conocer el primer borrador de mapas el 13 de septiembre de 2011. Por tercera vez consecutiva, la Comisión trabajó hasta su fecha límite, terminando dos horas y cinco minutos antes del 1 de enero de 2012, momento en el cual la Corte Suprema de Washington habría tomado. La Comisión se ocupó principalmente de los distritos del este y cómo distribuir a los hispanos en Yakima. La Legislatura hizo ajustes al plan y aprobó los mapas finales el 27 de enero de 2012.


¿Cuál es la mayoría de edad en los Estados Unidos?

En los Estados Unidos, la mayoría de edad está determinada por la ley estatal, no federal. Eso significa que cada estado puede decidir a qué edad los niños se convierten en adultos.

18 es la mayoría de edad más común entre los estados de EE. UU. Algunos estados otorgan la mayoría después de que un ciudadano pasa la escuela secundaria, mientras que otros han optado por una edad posterior. Aquí está la lista completa:

Mayoría de edad por estado de EE. UU.

Estado Mayoría de edad
Alabama 19
Alaska 18
Arizona 18
Arkansas 18 años o graduación de la escuela secundaria, lo que ocurra más tarde
California 18
Colorado 18
Connecticut 18
Delaware 19
Distrito de Columbia 18
Florida 18
Georgia 18
Hawai 18
Idaho 18
Illinois 18
Indiana 18
Iowa 18
Kansas 18
Kentucky 18
Luisiana 18
Maine 18
Maryland 18
Massachusetts 18
Michigan 18
Minnesota 18
Misuri 18
Misisipí 21
Montana 18
Nebraska 19
New Hampshire 18
Nuevo Mexico 18
Nevada 18, o si todavía está en la escuela secundaria a los 18, 19 o la graduación, lo que ocurra primero
New Jersey 18
Nueva York 18
Carolina del Norte 18
Dakota del Norte 18
Ohio 18 años o graduación de la escuela secundaria, lo que ocurra primero
Oklahoma 18
Oregón 18
Pensilvania 18
Rhode Island 18
Carolina del Sur 18
Dakota del Sur 18
Tennesse 18 años o graduación de la escuela secundaria, lo que ocurra más tarde
Texas 18
Utah 18 años o graduación de la escuela secundaria, lo que ocurra primero
Vermont 18
Virginia 18
Washington 18
Virginia del Oeste 18
Wisconsin 18, o si todavía está en la escuela secundaria a los 18, 19 o la graduación, lo que ocurra primero
Wyoming 18

Comentarios 4

¿Tiene que ser un estudiante de secundaria a tiempo completo para continuar con la manutención de los hijos aprobada por 18 en el estado de Washington cuando estaba listo para graduarse este año? 8230.

Esa es una buena pregunta, Caryn. Gracias por contactarnos. Le pasé su información de contacto a Ken Alan, nuestro abogado gerente. Pronto se pondrá en contacto con una respuesta más detallada de la que podemos encontrar aquí.

Si un niño no se gradúa de la escuela secundaria por falta de créditos, pero cumplirá 18 años en julio. ¿Continúa la manutención infantil o deja de querer que el niño cumpla 18 años? El credo del divorcio establece que la manutención infantil termina quiere que el niño cumpla 18 años o se gradúe, lo que sea el último.

¡Hola Lisa! Gracias por la pregunta Esto puede variar de un caso a otro. Le pasé su información de contacto a nuestro abogado gerente, Ken Alan. Se pondrá en contacto pronto, y cuando escuche algunos de los detalles, con suerte podrá ofrecer más información de la que podemos obtener aquí. ¡Mejor!


Titulares de cargos históricos

Ha habido 23 gobernadores de Washington desde 1889. De los 23 funcionarios, 12 eran republicanos, 10 eran demócratas y uno era populista / demócrata. & # 9119 & # 93

Lista de antiguos titulares de cargos desde 1889 hasta el presente
# Nombre Tenencia Partido
1 Ferry Eliseo Peyre 1889 - 1893 Republicano
2 John Harte McGraw 1893 - 1897 Republicano
3 John Rankin Rogers 1897 - 1901 Populista, Demócrata
4 Henry McBride 1901 - 1905 Republicano
5 Albert E. Mead 1905 - 1909 Republicano
6 Samuel G. Cosgrove 1909 - 1909 Republicano
7 Marion E. Hay 1909 - 1913 Republicano
8 Ernest Lister 1913 - 1919 Democrático
9 Louis Folwell Hart 1919 - 1925 Republicano
10 Roland H. Hartley 1925 - 1933 Republicano
11 Clarence Daniel Martín 1933 - 1941 Democrático
12 Arthur B. Langlie 1941 - 1945 Republicano
13 Monrad Charles Wallgren 1945 - 1949 Democrático
14 Arthur B. Langlie 1949 – 1957 Republicano
15 Albert Dean Rosellini 1957 - 1965 Democrático
16 Daniel Jackson Evans 1965 - 1977 Republicano
17 Dixy Lee Ray 1977 - 1981 Democrático
18 John Dennis Spellman 1981 - 1985 Republicano
19 Booth Gardner 1985 - 1993 Democrático
20 Michael Lowry 1993 - 1997 Democrático
21 Gary Locke 1997 - 2005 Democrático
22 Chris Gregoire 2005 - 2013 Democrático
23 Jay Inslee 2013 - presente Democrático


RESEÑA DEL LIBRO: "Seis meses en 1945"

Cuando Franklin D. Roosevelt murió en abril de 1945, su gran visión del mundo se le estaba escapando rápidamente de las manos. Una vez que la Alemania nazi fuera derrotada, FDR esperaba dejar Europa a Gran Bretaña y la Unión Soviética, pero no tenía respuesta a la pregunta de cómo se suponía que Gran Bretaña debía defender por sí sola la libertad en el continente, superada como estaba claramente. & # 8220Enfrentarse a la pregunta honestamente podría haberlo obligado a contemplar una transformación en la política exterior estadounidense, que consideró inaceptable & # 8221, escribió el historiador Wilson D. Miscamble.

Pero, por supuesto, esa transformación tendría lugar de todos modos, bajo el sucesor de Roosevelt, Harry S. Truman. Este período de transición, desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta el trazado de las líneas de batalla de la Guerra Fría, es uno de los períodos de transición más importantes en la historia de Estados Unidos. Michael Dobbs, un talentoso narrador e investigador minucioso con un ojo para los detalles, ha elegido este período para la última entrega de su trilogía de la Guerra Fría, & # 8220 Seis meses en 1945: FDR, Stalin, Churchill y Truman & # 8212 From World Guerra a Guerra Fría. & # 8221

La acción comienza en Yalta en febrero de 1945, y el Sr. Dobbs interpreta hábilmente los retratos de los Tres Grandes Jefes de Estado. Roosevelt está físicamente débil en los últimos meses de su vida, pero de relativamente buen humor y todavía trotamundos. Él confía en su poder de persuasión, pero es consciente de sus interlocutores y sus reputaciones negociadoras, que eclipsan la suya. Winston Churchill es dado a la grandilocuencia y la indulgencia poética, pero él también tiene inquietudes persistentes: se presentará a las elecciones poco después.

Luego está Joseph Stalin, el aliado por necesidad de Occidente en tiempos de guerra. Está jugando a largo plazo y sobrevivirá en el cargo tanto a Roosevelt como a Churchill. Stalin es imperioso y desconfiado. Dobbs describe la URSS & # 8217 & # 8220 retorcido proceso darwiniano & # 8221 que produjo a Stalin: & # 8220Los políticos más despiadados ascendieron naturalmente a la cima, eliminando a sus rivales & # 8221.

La paranoia de Stalin asomaba una y otra vez. En marzo de 1945, Stalin sospecharía que los aliados lograban una paz separada con Alemania. Confiaba en FDR, pero Churchill era & # 8220 capaz de cualquier cosa & # 8221.

Esta era todavía la era del imperio. En un momento durante la conferencia de Yalta, Churchill anotó en una hoja de papel los nombres de varios países europeos y cómo las grandes potencias compartirían el control sobre ellos. (& # 8220Romania: Rusia 90 por ciento, los otros 10 por ciento. & # 8221) Stalin echó un vistazo, aprobó y silenciosamente trazó una marca de verificación en el papel. La crudeza de todo esto hizo que Churchill sugiriera que se quemara el periódico.

Sabemos cómo terminó. Un legado importante de Yalta fue el dominio soviético sobre Polonia. Todo lo que Churchill pudo hacer fue protestar, ya que Estados Unidos y la Unión Soviética tenían el poder de ignorar su angustia moral por vender al país cuya defensa fue el ímpetu de la guerra en primer lugar. La marcha del comunismo pronto se tragó a Rumanía, incluso cuando Occidente ganó la batalla y el desarrollo de armas nucleares hizo que la participación de Stalin en el Pacífico fuera prácticamente innecesaria.

La & # 8220 cortina de hierro & # 8221 descendió y comenzó una guerra ideológica global entre antiguos aliados. La muerte de Roosevelt solo se sumó a la tristeza. Pero entonces algo sacudió a las potencias occidentales: Harry Truman ascendió a la presidencia para suceder a Roosevelt, y, escribe Dobbs, & # 8220 él no era un hombre a quien dejarse intimidar & # 8221 De hecho, no lo era. Truman trajo su brújula moral del Medio Oeste y el desdén de un forastero por la diplomacia acogedora: & # 8220 Truman creía en sacar a la luz los problemas. FDR era un experto en embutir. El nuevo presidente exigió claridad. & # 8221

El secretario de Guerra Henry Stimson dijo que la pugnacidad de Truman fue & # 8220 como un disparo de una pistola Gatling & # 8221. El ministro de Relaciones Exteriores soviético, Vyacheslav Molotov, recibió una reprimenda desdeñosa de Truman en su primera reunión. Las cosas iban a cambiar, y no un momento demasiado pronto. En manos de un historiador menor, la segunda mitad del libro sería un terreno traicionero para un narrador. Debido a que termina antes del discurso de Churchill & # 8217 & # 8220iron cortina & # 8221, la Doctrina Truman o la intriga que rodea los últimos días de Stalin, se corre el riesgo de demostrar todo el drama de un concurso de miradas.

Pero hay mucha tensión y suspenso en las nubes de tormenta que se avecinan, y el Sr. Dobbs está a la altura de la tarea. Describe la carrera hacia Berlín, la tensa coexistencia de las tropas estadounidenses y rusas que presiden la victoria en Europa cuando Moscú y Washington desviaron la competencia para adquirir, y la decisión de usar, la bomba, el sorprendente tedio de la diplomacia de las grandes potencias en Churchill & # 8217. ausencia de elecciones y la atmósfera sombría de inevitabilidad de todo.

Este es el período en el que dos de los héroes de la civilización occidental del siglo XX, FDR y Churchill, pasaron la antorcha a un hombre que ninguno de ellos conocía ni confiaba realmente. En Washington, hay un gran monumento a FDR y planes para uno de los héroes estadounidenses de la época y # 8217, Dwight D. Eisenhower, que siguió a Truman en la Casa Blanca. Pero Truman no era un simple marcador de posición, y no necesitaba que lo tomaran de la mano para poner al mundo en curso. El libro de Mr. Dobbs & # 8217 elimina todas las dudas: Truman lo hizo bien, desde el principio.


Ver el vídeo: LA MAYORIA DE EDAD EN LOS JOVENES